Amelia

Amelia, donante de médula ósea

"Creo que tenía tantos motivos para hacerme donante que al final es un porque sí. Un porque sí más. Entrar en la página web de la Fundación Josep Carreras para mí fue un sí rotundo. Ya no puedes decir que no.

Me inscribí en el REDMO en enero de 2012 y mi aféresis fue el 18 de febrero de 2013. No pasó ni un año desde que me tomaron la primera muestra de sangre hasta que se hizo efectiva la donación. Increíble. Había leído que el tiempo medio para llamar a un donante son 10 años y que de los más de 20 millones de donantes que hay en el mundo se llama a uno de cada 500. Y a mí me tocó en menos de un año y con una compatibilidad total con el paciente. Increíble otra vez.

Después, alegría, mucha alegría. Tanta que no entendía como todos a mi alrededor no daban saltos de felicidad cuando lo contaba. Y esperanza. Y fortuna. Me sentía afortunada por ser el lado positivo de la enfermedad de mi hermano de médula de 73 kilos (es lo poco que sé de el). Afortunada por poder levantarme temprano, ir a trabajar, besar a mi familia y disfrutar de una comida. Por vivir.

Desde que me llamaron dela Fundación JosepCarreras en enero de 2013 hasta el día de la donación pasó poco más de un mes, en el que me hicieron un chequeo completo y me prepararon para la aféresis. En la décima planta del hospital Ruiz de Alda de Granada mis médicas me trataron estupendamente. Fue genial y tranquilizador poder contar con ellas en cualquier momento. Gracias a ellas, también a las enfermeras que tan bien me cuidaron en el centro de transfusión Licinio dela Fuente y a la Fundación. Os llevaré siempre dentro del corazón.

Un abrazo,"

Amelia

Webpage updated 09/26/2016 16:03:46