Beatriz

Porque la vida son dos días -o eso dicen- y hay que disfrutarlos. Porque yo siempre digo que la vida es como una montaña rusa, donde tenemos nuestros altos y nuestros bajos. Porque no hay mal que 100 años dure. Porque para llegar a la cima hay que estar antes en el suelo. Porque “nunca me va a pasar a mí”, porque “si me tocara a mí me hundiría hasta lo más profundo de mi ser”, porque “las personas que pasan por un cáncer están hechas de otra pasta”.

Por muchas palabras que escriba, nunca serán suficientes para describir las emociones que experimentas cuando te detectan un Linfoma de Hodgkin en estadio 3-4 con una masa de 8x11cm que te oprime los pulmones hasta tal punto que no puedes dar más de 3 pasos sin ahogarte, que con 22 años no tienes fuerzas ni para coger una bolsa de aire, que recién acabas de empezar a trabajar en aquello que más te gusta y has estado preparándote durante 4 años. Y se para el tiempo, y no sabes qué hacer ni qué decir, no sabes qué pasará a partir de ahora, ni si perderás tu recién estrenado y esperado trabajo, si va a durar mucho tiempo tu recuperación, ni qué te van a hacer, ni cómo serán las sesiones de radio o quimio, ni siquiera si saldrá bien. No sabes quién va a estar a tu lado, ni si su apoyo será suficiente para mitigar los malos momentos que vas a vivir a partir de ahora.

Pero no sabes cómo, una gran fuerza te empuja hacia delante, nos da la fuerza necesaria para enfrentarnos al problema que tenemos delante y plantarle cara, y sacarle la lengua si hace falta. Esto no va a poder conmigo, ni con mis ganas de vivir. Eso es lo más poderoso. Y nuestro alrededor, nuestra familia y amigos que están incondicionalmente, pase lo que pase, dándonos ánimo, apoyándonos, haciéndonos reír, poniendo su hombro cuando lloramos. Pero esto solo es una mala época que finalmente pasará, y saldremos reforzados y con una perspectiva de vida distinta, donde aprendes a valorar más lo que eres, lo que tienes y lo importante que es no rendirse, que las peores cosas les llegan a las personas más fuertes y que son capaces de salir fortalecidas.

Mi nombre es Beatriz y tengo 23 años. Hace casi un año, el 16 de Julio de 2015 me detectaron un Linfoma de Hodgkin en estadio 3-4. Tras 12 sesiones de quimioterapia, 18 sesiones de radioterapia, muchos pinchazos, mucho cariño por parte del personal sanitario, mucho cariño de mi familia, sobretodo de mis padres de verdad y los postizos, mis dos hermanas y mis dos hermanos postizos que son todo para mí, y por supuesto mis amigas que también han sido fundamentales, puedo decir que ME HE CURADO y estoy en remisión completa. Con mi experiencia, me gustaría animar a todos aquellos que estéis pasando en este momento lo que yo viví hace un año, que, aunque haya momentos difíciles, en esta vida cuenta mucho cómo nos tomamos los problemas y tenemos que sacar una sonrisa y luchar por ganar la batalla, que no dudo que la mayoría lo conseguiremos.

¡¡ÁNIMO!!

¡¡SIGUE ADELANTE!!!

¡¡TÚ PUEDES!!

Webpage updated 08/30/2016 15:56:06