We use cookies to study and improve the user experience offered by the site. By continuing to browse the site you are agreeing to our cookie policy.

Elena

“Dos años con cáncer, un secreto a voces. Una abuela de 98 que ha sufrido mucho y lo sigue haciendo, todo lo posible para lograr que no se entere. Prueba conseguida tras mucho esfuerzo, muchas pelucas, muchas mentiras piadosas.

Dos años de mucho dolor en tratamientos en un determinado orden: 12 sesiones de quimioterapia, dos ingresos de triple quimio, un autotrasplante de médula del horror de 28 días de ingreso y encierro absoluto, 18 sesiones de radioterapia, operación para quitarme un trocito de mi pulmón, 4 sesiones de quimio y tratamiento de anticuerpos monoclonales, un trasplante de médula de mi hermana de 32 días de nuevo aislamiento en una habitación de 6 metros cuadrados y muchos meses que me quedan de recuperación.

Muchas veces calva, tres para ser exactos, mucho aguante, muchas lágrimas y sonrisas, un concepto distinto de la vida, de la amistad. Una frase que se queda en mi mente: ‘el trabajo no te cuidará cuando estés enferma’.

Saber con quién puedes contar y con quién no... alguna desilusión y gratas sorpresas. Redescubrir a mi familia más cercana y estrechar vínculos. No parar tu vida, continuarla en la manera que puedes, seguir viajando, cruzar el charco y actuar con tu grupo de teatro, calva, débil y tapando como puedes el catéter de tu brazo. Nuevos amigos maravillosos que están pasando o han pasado por lo mismo, difícil de explicar cómo esto nos une... Horas y horas de médicos, pruebas, incertidumbre y pánico. Sentirse solo, sentirse acompañado. Aprender a cuidarte, a alimentarte, a respetarte y darte valor. Centrarte en ti, demasiado, a veces descuidando a los demás. Sentir vergüenza por estar enferma, como si fuese mi culpa, y aprender a darle la vuelta, sentirme orgullosa, un trabajo difícil para mí.

Respirar hondo y escribir esto con las consecuencias que puedan tener, pero con un objetivo y un mensaje claro. EL CÁNCER PUEDE LLEGAR A TU VIDA EN CUALQUIER MOMENTO, Y SIN AVISAR. SI TIENES MEDIOS ECONÓMICOS, INVIERTE ALGO DE TU DINERO EN INVESTIGACIÓN, DONA SANGRE, DONA MÉDULA (NO DUELE!!!), REGALA VIDA.

No te apiades de mí, no sientas pena, simplemente trata de ayudar a todas esas personas a las que de un día para otro, su vida cambia de una forma radical, y para siempre, esas personas de las que hablo también pueden ser tu pareja, tu mejor amigo, tú mism@... en este caso he sido yo. No estaría curada (porque sí, ayer me han dicho, que, de momento, ¡¡ESTOY CURADA!!) sin mi nueva médula ósea, de mi mejor amiga y hermana, Laura, y sin todas esas transfusiones anónimas que me han regalado energía y la posibilidad de poder remontar.

GRACIAS. SALUD Y AMOR para todos. HE VUELTO.

 

Elena, ex-paciente de linfoma de Hodgkin

Ilustración realizada por Laura, hermana de Elena, quien le donó su médula ósea.

Ilustración sobre el aislamiento durante el trasplante de médula ósea realizada por Laura, hermana de Elena.

Ilustración sobre el "renacer" tras un trasplante de médula ósea realizada por Laura, hermana de Elena.

Webpage updated 05/24/2018 11:00:26