Jesús

"Me llamo Jesús Marcos, tengo 53 años  y, hace  un año, en una revisión rutinaria, me diagnosticaron  leucemia mieloide crónica. He sido deportista toda mi vida y nunca había tenido ningún tipo de  enfermedad. Sin embargo, los últimos  años me  estaba  sintiendo cansado, con sangrados anales, resfriados y sudoraciones molestas, por lo que decidí ir a hacerme una revisión de orina y sangre.

Jesús, ex-paciente de leucemia mieloide crónica

Inmediatamente, al día siguiente me llamaron del Hospital Clínico de Madrid para contrastar con mi centro de salud, donde me habían realizado las  pruebas. Ese mismo día ingresé en la planta de hematología y el estupendo equipo de  médicos y enfermeras  comenzó con el tratamiento (analíticas, sueros, quimioterapia, radioterapias, estudios, etc...).

El susto que me entró fue monumental, hasta que me mentalicé y me dije que  tenía que tirar para adelante como fuera, que estos "bichitos microscópicos" no iban a  poder  conmigo.

El equipo médico, viendo los resultados de días, semanas y meses, decidieron, al año, hacerme  un trasplante alogénico  con un hermano que, afortunadamente, resultó ser 100% compatible conmigo.

A día de  hoy  estoy  muchísimo mejor y todas  las  pruebas  han dado blastos negativos, aunque tengo que seguir con la medicación y hacerme analíticas dos días por semana. También tengo algunos  efectos  secundarios  propios de  la ingesta de medicamentos.

Por lo demás,  intento hacer  vida  conforme  a  las  recomendaciones  y consejos  que me han  indicado, evitando  zonas  de  riesgos: humo, aglomeraciones... y siguiendo a rajatabla las  indicaciones.

Para todos los que estén en mi situación, mucho ánimo y sobre todo deciros  que, de  momento,  ¡sí se puede seguir adelante! Es importante ser precavidos  ante cualquier síntoma de nuestro cuerpo y no dejar de hacernos análisis, porque  cogiéndolo a tiempo todo es más fácil.

Quiero mandar saludos y agradecimientos a los hematólogos del Hospital Clínico, Puerta de Hierro, Gregorio Marañón y sus equipos.

También quiero agradecer a la Fundación Josep Carreras, el REDMO y los demás centros de donación repartidos por toda la Península Ibérica.

Para cualquier consulta, aquí tenéis un amigo para siempre."

Jesús Marcos, Madrid.

Webpage updated 12/07/2016 15:15:39