Joan

Me gustaría contaros la historia de mi hijo, a quien con 4 años y medio le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda.

Todo empezó en enero de 2008 cuando en una analítica le salió que tenía anemia. Al día siguiente tuvimos que ingresarlo porque no sabían de dónde venía la anemia y para ponerle una transfusión de sangre.

Después de 9 días ingresados y un montón de pruebas nos soltaron la bomba: "Su hijo tiene leucemia". En ese momento quise morirme, creí que su corta vida había llegado al fin, pero me equivocaba. Nos quedaba un largo camino por recorrer. Estuvo en tratamiento de quimioterapia algo más de 2 años en los cuales hubo muchas complicaciones: una neumonía, una pericarditis, una quimio que le dio reacción y hubo que suspender rápidamente... La medicación le dejó sin masa muscular y necesitó rehabilitación porque ni siquiera podía mantenerse sentado en la cama. Pero él pudo con todo esto. Fue un valiente y un luchador.

Afortunadamente no necesitó ser trasplantado, con la quimio fue suficiente en su caso. Y ahora va a revisiones cada 6 meses y está perfecto. Y nosotros muy orgullosos de nuestro pequeño luchador. Le encanta hacer deporte y jugar con sus amigos y en el colegio saca unas notas excelentes. Os dejo esta foto suya en la que ganó el torneo de tenis de Navidad de este año.

Lo único que quiero añadir es que, si estáis viviendo un caso similar, comprendo por lo que estáis pasando y luchar merece la pena. Muchas gracias a la familia y amigos que estuvieron apoyándonos en todo momento y en especial a mis padres que se implicaron desde el minuto cero; son los mejores abuelos que Joan podía tener.

Gracias por leer mi testimonio.

Vanessa (madre de Joan)

Webpage updated 12/04/2016 07:00:04