Manuel

En agosto de 1995 ingresé en la unidad de urgencias del Hospital Universitario La Candelaria de Santa Cruz de Tenerife. En unos días me diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda.

Más allá de las sesiones de quimioterapia, caída del cabello, pérdida de peso… lo peor que llevé fue asimilar todo en poco tiempo, sobre todo con 29 años y siendo una persona sana y deportista. En enero de 1996 recibí el mejor regalo de reyes: la médula de mi hermana Candi, quien resultó ser compatible conmigo.

En abril de 1996, después de algunas sesiones previas de radioterapia y quimioterapia, recibí un trasplante alogénico en el Hospital Universitario La Princesa de Madrid. Desde entonces he pasado 17 años de nueva vida. 

Gracias al servicio de hematología del Hospital La Candelaria, en Tenerife, encabezado por el Dr. Juan García Talavera, y al del Hospital La Princesa, en Madrid, concretamente al Dr. Rañada, Dr. Cámara y Dr. Figueras. También quiero agradecer a mi entorno, que fue ideal para mi recuperación, y a mi familia, mis amigos, los donantes que estuvieron conmigo… Dentro de lo malo, me he sentido un privilegiado al estar rodeado de tantas personas con muchos valores humanos.

Les dejo una foto con mis hijos, quienes me han dado fuerza en esta experiencia, así como en la vida.

La vida es dura pero encantadora. Ahora lo veo todo como un regalo.

Webpage updated 12/09/2016 14:22:43