Mapi

A los 17 años me diagnosticaron aplasia medular severa. Todo empezó en noviembre de 2001. Llevaba unas semanas sangrando por las encías pero mi familia y yo pensábamos que era un gengivitis, ya que no me encontraba mal, así que no le dimos mayor importancia. Más tarde, me puse enferma, con anginas. Al ver que no mejoraba, acudí a hacerme una analítica. En cuanto salió el resultado, me ingresaron. Mi recuento de plaquetas no era muy superior a 0, tenía las defensas por los suelos y una anemia brutal.

Empezaron a hacerme pruebas, punciones, biopsia… finalmente me diagnosticaron aplasia medular. Lo primero que los médicos propusieron fue el trasplante de médula de una de mis hermanas, pero no pudo ser ya que no eran compatibles conmigo, pero entre ellas sí… (¡Qué mala casualidad!). Así que decidieron ponerme un tratamiento de inmunoglobulina.

Permanecí un mes ingresada en el hospital entre pruebas y tratamiento. Cuando mi analítica mejoró me dieron el alta. Los meses siguientes sólo salía para ir al hospital (todas las semanas) para hacerme analítica y las transfusiones, era como ir a repostar. Por el mes de marzo ya podía salir a la calle, eso sí, con precauciones. Poco a poco, iba mejorando hasta que un día, mi analítica fue totalmente normal. Aprobé el selectivo y me fui de viaje de fin curso. Seguí así hasta el año 2005.

Ese año, mientras me duchaba, vi que tenía motitas rojas por la piel, así que llamé a mi médico y me hicieron una analítica cuyo resultado concluía que tenía una recaída. Así que volvieron a ponerme el tratamiento, pero esta vez no funcionó. Decidieron probar de nuevo, pero, otra vez, no funcionó. Durante este periodo mi vida era totalmente normal, acudía a la facultad y salía con mis amigos, eso sí, necesitaba transfusiones prácticamente todas las semanas. Pese a eso, mantenía mis hábitos. Tras el segundo intento de tratamiento, al ver que no reaccionaba, me dijeron que lo mejor era someterme a un trasplante de médula ósea. Tuve mucha suerte ya que, en no mucho tiempo, me llamaron para decirme que habían encontrado un cordón umbilical que era muy compatible conmigo.

En enero de 2006 ingresé en el hospital tras 5 sesiones de quimio para dejar mi médula a 0. El 16 de ese mes me hicieron el trasplante, justo el día del cumpleaños de mi padre. Sentí que la cosa iba a ir bien. Lo que peor llevé fue cuando me raparon la cabeza. En ese momento lloré mucho. Era como ver la enfermedad. 

Recibí el trasplante en mi cama, tranquilamente. A la semana mi médula empezó a funcionar y poco a poco empecé a recuperarme. En total estuve un mes aislada en una habitación. Entre semana con mi madre y los fines de semana con mi pareja. La verdad, no se me hizo excesivamente pesado. Leía, veía la tele, hacía un poco de ejercicio ya que me llevé un aparato para hacer algo y no atrofiarme demasiado. Como decía, al mes me fui a mi casa. A partir de ahí, mejoré poco a poco. Al principio llevaba mucha medicación y, creo recordar que para después de verano ya no llevaba mucha y, evidentemente, ya no necesitaba transfusiones.

La verdad es que reaccioné muy bien al trasplante y tuve una muy buena recuperación. Personalmente, lo que peor llevé fueron los cambios físicos… el hinchazón de la cortisona, la caída del pelo, el vello que produce la medicación… Pero bueno, tampoco es que lo llevase mal. Siempre mantuve una actitud positiva y sinceramente, creo que eso me ayudó mucho a superar la enfermedad. 

En enero de este año cumplí 7 años del trasplante. Hoy por hoy, voy una vez al año a revisión y mi vida es completamente normal. No guardo un mal recuerdo de aquella época, al contrario, creo que esta experiencia me sirvió mucho para conocerme y, además, soy de las que piensa que hay que sacar el lado bueno de las cosas… aunque a veces cueste.

Mucho ánimo a todos y a todas los que estéis pasando por una experiencia similar. Es duro, pero hay que intentar ser positivos. Aprovecho para agradecer desde aquí al equipo de hematología de La Fe de Valencia, a la Fundación por su labor y como no, a mi familia, que creo que lo pasaron mucho peor que yo.

Webpage updated 04/12/2016 13:34:06