Nieves

"Me llamo Nieves y mi historia comienza en verano del 2013 cuando tan sólo me quedaban meses para cumplir 22 años. Mi vida era perfecta para mí: acababa de independizarme a vivir sola, tenía mi trabajo y era feliz con todo lo que tenía. Era esa chica divertida, alegre, alocada y siempre rodeada de mis amigas y mi familia.

Mi vida empezó a cambiar y yo no encontraba un porqué. Mis días eran intensamente largos, cansados, sin ganas de salir de casa, sin ganas de arreglarme, mi cuerpo empezaba a llenarse de hematomas, perdí el apetito, estaba muy cansada y todo se me hacía cuesta arriba. Mi carácter cambio radicalmente: no era yo, era borde, prepotente, arisca... Hasta que un día trabajando noté que algo fallaba en mi cuerpo y me desplomé. Perdí el conocimiento durante unas horas, no recuerdo nada de ese momento, sólo recuerdo abrir los ojos y encontrarme en el hospital llena de agujas y con muchos médicos a mi alrededor. Lo peor fue que la cara de mi madre era un cuadro. La noticia se hizo esperar. Me encontraba sola en la habitación con mi madre cuando de repente aparecieron cinco médicos alrededor de mi cama y me confirmaron que tenía leucemia linfoblástica aguda.

Yo me quedé igual porque nunca había escuchado esa palabra, mientras que mi madre rompió a llorar de una manera imposible de explicar. Los médicos, al ver que mi reacción era nula, me explicaron que tenía cáncer en la sangre. Después de eso mi reacción fue la misma que la de mi madre. Empecé a arrancarme todas las vías que llevaba en mi cuerpo. ¿Qué duro, verdad?, ¿por qué a mí?, ¿me moriré? Todas esas preguntas pasaron por mi cabeza día sí y día también. El 6 de febrero ingresé en lo que sería mi segunda casa: el Hospital Mútua de Terrassa. No tengo palabras para dar las gracias y describir a la gente tan maravillosa que me he encontrado en este hospital, desde los hematólogos, hasta las enfermeras, toda la planta 11, el hospital de día, el personal de limpieza, etc. Esa planta tenía y tiene algo especial para mí.

Y comenzó el proceso. Yo estaba muy negativa, sin ser consciente entre comillas de lo que me sucedía. Por mi edad (21 en aquella época) era considerada paciente de riesgo alto. La quimioterapia la conocía muy bien en la teoría, ahora la práctica… “acojona”. Mis queridas cirujanas me pusieron un total de cinco catéteres en la yugular para la quimio. Me duraban poquísimo, cogía unas infecciones de caballo. Mi tratamiento se alargó cerca de año y pico ya que tuve mil complicaciones. Cogí anorexia, perdí toda la movilidad y musculatura, tuve una depresión sin explicación... No quería ver a nadie, insultaba a todo el mundo, echaba a la psicóloga de la habitación… Ahora le debo muchísimo a ella porque gracias a ella salí de ese túnel tan negro. Tuve una infección en los huesos sacro lítico y me sometí a dos operaciones. ¿Qué duro verdad? Pero a día de hoy nada para mí es duro, soy una luchadora más.

Mi madre sufrió muchísimo. Para ella era imposible verme empotrada en una cama de esa manera. Era una Nieves muy diferente. La quimio me sentaba fatal, los vómitos era constantes, tenía fiebres de 40º, recuerdo las peleas con mi madre con la comida... No podía comer. Perdí completamente el apetito pero tenía que comer y mi madre me obligaba a comer. Mientras comía lloraba. Más adelante me cambiaron también algunos sabores. Por ejemplo, el pan me sabía a plástico y la Coca-Cola a metal. Sufrí muchos dolores... Me pasaba las horas dormida ya que estaba hasta arriba de morfina cada cuatro horas. Decidí que iba a seguir luchando porque aún me quedaba mucho por vivir. Durante mi encierro nunca se me olvidarán las ventanas de mi habitación. Estaban cerradas por si alguien se deprimía e intentaba alguna tontería. Yo miraba a través y sólo pensaba: ¡Jo!, la cantidad de paseos que me quedan por dar, la cantidad de películas que me quedan por ver, las fiestas que me quedan, las risas que me quedan y sobretodo la guerra que me queda por dar... No. Esto no era el final, al menos para mí. Esa habitación, como os he dicho, es especial para mí. Lógicamente me guardo secretos de lo que pasó en ella, que no tienen que ver con la enfermedad. ¡Cuántas horas he pasado rodeada de buenas personas que hoy ya no tengo a mi lado luchando! Sólo me queda el recuerdo de ellas que, donde estén, sé que cuidan de mí.

Después empezó el Hospital de Día. También “acojona” porque no sabes lo que hay dentro. Lo que había era una gente fantástica y una salita maravillosa en la que no te sentías enfermo, estabas relajado, y podías evadirte en la medida de lo posible de tu gravedad.

No vomité más bilis porque no podía más. Aumenté muchísimo mi agresividad, “mi mala ostia”. Esto suele pasar en pacientes con cáncer, y sobre todo por la medicación.

En agosto de 2014 acabé los ciclos de quimio en el hospital de día. Y empecé mi año de tratamiento de pastillas. Todo está yendo estupendamente. A partir de ahora revisiones y que todo vaya genial.

Esta batalla, de momento ganada, se la dedico a todo el mundo, porque si algo he aprendido, es que, todos somos uno. Pero en especial, quiero dedicársela a mi madre, a mis hermanos y a mi novio ya que sin ellos esto no hubiera sido tan fácil. En especial se lo quiero dedicar a una ex-compañera, Giovanna, que por desgracia me dejó pero gracias a todos sus consejos y apoyo yo me hice fuerte. Siempre he sentido que ella se fue para yo poder quedarme. Así que mil gracias.

Muchas veces la gente se sorprende de que yo saque siempre una sonrisa de esta experiencia, pero es así. Si me dieran la oportunidad de no pasar por esto o pasarlo, yo escogería la segunda opción, siempre y cuando supiera que viviría. Porque no quiero perder a toda la gente que he conocido, estén o no, todo lo que ha cambiado mi vida a mejor, y todo lo que he aprendido. Además amo mi ex-quimio, mis pastillas… porque gracias sobre todo a ellas, sigo viva. El ver cada día a gente que sale adelante, hace que jamás elimine la sonrisa de mi cara. Dentro de poco, en febrero del 2015, celebrará mi 2º cumplevida.

¡Lucha y Vive! ¡TODOS PARA UNA Y UNA PARA TODOS!"

Nieves

Webpage updated 04/05/2016 14:19:12