Pilar

Soy Pilar y actualmente tengo 58 años.

En mayo de 2012 me diagnosticaron un linfoma no Hodgkin. Entre los dos escritos que encontrarás a continuación hay un año de enfermedad (quimioterapia, bastantes transfusiones de sangre y autotrasplante incluidos), un montón de correos electrónicos recogidos en más de 600 páginas y muchas vivencias conjuntas ... La enfermedad me enseñó a valorar la vida.

Miércoles 9 de mayo de 2012: enfermedad

Hoy me he venido a Llavaneres, no me veía capaz de pasar esta tarde-noche ni mañana sola en casa. El viernes iré a casa, tendré que hacer bastantes cosas: renovar la baja, cortarme el cabello y hacer la maleta, entre otros.

Algunos de vosotros estas alturas no sabéis nada, pero como no quiero que sea un “corre, ve y dile”, o un “¿sabes…?” prefiero contarlo yo tal cual.

Vamos por partes, hoy ya he tenido resultados y todo se ha precipitado: El nombre de mi enfermedad es Linfoma de Manto. Hoy ya me han hecho una punción para analizar el tuétano. Domingo me van a ingresar para hacer pruebas, posiblemente la próxima semana empalmaré el ingreso por las pruebas con la primera sesión de quimioterapia.

La doctora me ha avisado: la quimioterapia es bastante agresiva y cada sesión serán cinco días ingresada. Después de la quimioterapia tocará trasplante de médula: la próxima semana harán las pruebas a mis hermanos por si uno de los dos puede ser donante y si no posiblemente autotrasplante.

De entrada, la doctora me ha dicho que en unos seis meses seguro que no puedo trabajar. Posibilidad de superación, según la doctora entre el 50 y el 80%, según ella alta, pero también hay posibilidad de recaída al cabo de unos años. ¡Más claro no me lo han podido explicar! Por cierto, lo agradezco, ¡quiero saber a qué me enfrento!

Como veis necesitaré todo su apoyo y cariño, ¡Eh, pero dosificadlo!  no vale teneros ahora a todos de golpe (no sé si durante la quimio os dejarán entrar a verme), seis meses son muy largos y necesito que dosifiquéis el afecto a lo largo de este tiempo.

Sé que para mí será duro. ¡Ya sabéis que no soy nada valiente! Si ahora os lo cuento con este aplomo seguro que es por la inconsciencia de no saber muy bien la que me viene encima.

Si a cada uno de vosotros os lo cuento así es porque sé que estaréis conmigo, me ayudaréis y cuando me vengáis a ver no será ni por el morbo de ver cuánto he perdido (incluido el cabello) ni por pena, sé que estaréis conmigo dándome ánimos y acompañándome.

¡Eh! ¡La compañía para emails también sirve! Bueno, sé que tenéis que digerir este correo igual que yo tengo que digerir todo. ¡Disfrutad de la vida! ¡Ya veis...hoy estás bien, mañana una analítica sale mal ... y todo esto se desencadena!

¡Un abrazo muy fuerte!

Pilar

Viernes 3 de mayo de 2013: "Pilar, ¡lo hemos conseguido!"

Hola,

Estas son las palabras que me ha dicho la doctora tras saludarme, preguntarme cómo me encontraba y decir ella misma "nerviosilla, ¿no?".

En ninguna de las pruebas, analíticas ni biopsias hay ningún indicio de restos de la enfermedad. Me imagino vuestra alegría, al igual que vosotros podéis imaginar la mía... ¡pues multiplicadla como mínimo por tres, cuatro o cinco!

Queda pecata minuta, el tema de las defensas para recuperarse del todo. Es por ello que la doctora me ha pedido que continúe con el régimen alimentario, las precauciones de no estar en lugares cerrados donde haya mucha gente (tren, metro, cine, teatro, ...), también me volverán a poner la "inyección inhalada". Le he comentado a la doctora el tema de los dolores de articulaciones y huesos. El dolor de huesos dice que puede ser perfectamente que la médula está trabajando fabricando células, de momento prefiere no dar ninguna medicación. En un mes una nueva analítica completa y el día 7 visita.

Quiero, junto con esta buena noticia, daros las gracias por "estar" este año, por estar detrás de la pantalla en cada uno de mis escritos, por estar pendiente de mí, por todos los ánimos que me habéis dado, por las visitas reales o virtuales-, por toda la empatía, por todo: ¡Gracias! Sin vosotros para mí este año hubiera sido muy diferente y quizás la energía positiva se me hubiera terminado.

Poco a poco espero poder reencontrarme con vosotros, aunque deberá ser en petit comité y aún no podrá ser con una comida o una cena en un restaurante, chiringuito o tasca ... pero no importa, lo importante es el reencuentro - ya no virtual- y el poder compartir, aunque sea un té.

Mi vida ha cambiado mucho a lo largo del año, yo he cambiado mucho. He aprendido mucho de por la enfermedad, de o por vosotros ... seguro que nada será lo mismo ...

Webpage updated 08/30/2016 16:00:29