Rosa María

Hola, soy María García Peredo y os quiero contar la historia del mieloma múltiple de mi madre, Rosa María Peredo, que cumplió sus 60 años en esta lucha que comenzó en diciembre de 2014. Ahora, por suerte, podemos decir que la batalla está ganada.

Todo comenzó en verano de 2014 cuando mi madre, andando por la calle, tropezó y se cayó. Como consecuencia de esta caída se rompió tres vértebras, y así con muchas idas y venidas al hospital, con muchos dolores y tras seis largos meses de incertidumbre, le diagnosticaron el día 17 de diciembre el mieloma.

Ahí, nuestras vidas se trucaron. Los médicos nos informaban de lo que iban a tener que ir haciéndole para poder llegar a un buen final. 

Todo comenzó muy rápido. Por suerte, a los cinco días de las últimas pruebas ya inició su primera sesión de quimioterapia, fueron cuatro sesiones intravenosas y tres meses en pastillas.

Llegaba agotada a casa pero, a los pocos días, recuperaba fuerzas y ella intentaba hacer la vida lo más normal posible. No perdió las ganas de comer y por suerte tampoco las de VIVIR. Fueron pasando estos primeros meses, se le cayó el pelo (qué guapa estaba con su peluca), tenía momentos de flaqueza, pero nunca desistió ni tiró la toalla. 

Así llegamos a julio y su hematólogo nos dijo que el siguiente paso era el autotrasplante de células madre.

En agosto estuvo ingresada tres días en el Hospital Marqués de Valdecilla para colocarle un catéter y darle una sesión de quimio muy fuerte, previa al trasplante. A continuación le extrajeron sus células madre para el posterior trasplante.  Pasaron tres semanas y el 31 de agosto de 2015 llegó el día del ingreso en dicho hospital. Al día siguiente le volvieron a dar una quimio muy fuerte. Y por fin el día 2 de septiembre le hicieron el trasplante,  y con él  llegó el “temido encierro”. Mi padre fue, ha sido y será su ángel de la guarda en todo momento. Él compartió con ella los diecisiete días de hospital, de los cuales cuatro en total aislamiento. 

Fueron días muy malos, sin apenas comer, sin fuerzas, sin ánimos, … ¡Pero todo mereció la pena!

Llegaron las revisiones cada dos semanas, así hasta el 14 de diciembre. ¡Qué alegría! ¡¡¡¡Objetivo conseguido:  REMISIÓN COMPLETA !!!!

¡¡¡La batalla estaba ganada!!!. Para celebrarlo le preparamos a nuestra CAMPEONA una gran fiesta sorpresa con toda su gente, la cual ha sido de mucho apoyo para todos nosotros, en especial para ella.

Al día de hoy tiene que tener sus pequeños cuidados y revisiones, pero hace su vida totalmente normal.

“QUERIDA MAMÁ ESTE AÑO NOS HAS VUELTO A DEMOSTRAR LA GRAN PERSONA QUE ERES. GRACIAS POR SER UNA VERDADERA CAMPEONA Y NO ABANDONAR NUNCA. ERES UNA GRAN LUCHADORA, UN EJEMPLO DE FUERZA Y SUPERACIÓN PARA TODOS NOSOTROS.

NOS HACE INMENSAMENTE FELICES VERTE SONREIR Y DE VUELTA A TU VIDA CON ESA VITALIDAD QUE TE HACE ÚNICA.

MUCHAS FELICIDADES POR ESTE AÑO, PORQUE ÉSTE NO ES UN AÑO CUALQUIERA, ES EL AÑO EN EL QUE HAS CONSEGUIDO EL MAYOR DE TODOS TUS ÉXITOS: VIVIR “

María

Torrelavega (CANTABRIA) ,  1 de mayo de 2016

Webpage updated 04/28/2016 11:29:05