We use cookies to study and improve the user experience offered by the site. By continuing to browse the site you are agreeing to our cookie policy.

Rubén

Mi caso es, como el de todos, particular. En 2010, con 27 años, me diagnosticaron una leucemia mieloide aguda en un control rutinario del trabajo, y mi primera reacción fue preguntarle a la doctora si tenía cura, y que se pusiera con el tratamiento en ese momento.

Dar detalles del proceso, 4 ciclos, aislamientos, etc...es regodearme, ya que por eso pasamos todos, y a cada uno "le duelen sus dolores".

Yo sólo puedo decir que desde el minuto uno mi ACTITUD fue positiva, y estuve convencido que me iba a curar.

Mi razonamiento era, y es, que el cerebro es el que manda información e impulsos al resto del cuerpo, y cuanto más positivos fueran, mejor iría todo.

Y así fue. 8 meses después y tras un autotrasplante, me declararon APTO, y con la leucemia en remisión.

Al segundo mes de salir del hospital estaba ya haciendo deporte (soy muy deportista) y trabajando (después de pedir el alta voluntaria).

Continué con mi vida, dando más prioridad a ciertas cosas, la verdad o al menos, siendo más consciente. Y todo iba genial hasta que a los dos años de estar trasplantado me dicen que la médula vuelve a enfermar y hay que buscar donante. 

AQUI VIENEN MIS ETERNAS GRACIAS A LA FUNDACION JOSEP CARRERAS Y A ESAS PERSONAS DONANTES DEL MUNDO, QUE ME SALVARON LA VIDA Y PERMITIERON QUE SIGA AQUÍ, DANDO GUERRA.... ;)

Y en ella estoy dando guerra. Porque el trasplante, aunque duro, fue bien, entre otras cosas porque si con la primera estaba seguro de curarme, con ésta estaba segurísimo. De nuevo ACTITUD Y MENTE POSITIVA. Y de nuevo a los 2 meses vuelta al deporte, a mi vida normal.

De esto ya hace dos años y medio, y aunque oficialmente la remisión completa no se diagnostica hasta los 5 años, yo sé que estoy curado.

Es un proceso y una información difícil de asimilar, tanto como paciente, como para el círculo. Pero como siempre decía, hay posibilidad de cura, si me atropella un camión por la calle o me da un infarto repentino, o.... Así que hay motivos para la esperanza y para luchar, con una sonrisa siempre, y con muy buen ánimo.

¿El futuro? Vivir, dando gracias cada día por estar, intentando aprovechar el regalo de ser, y de seguir. Retos deportivos (algunos ya conseguidos), retos vitales por alcanzar.

Agradecido a todos, pero especialmente a mí mismo (que no suene a egocentrismo), que soy el que ha pasado el proceso. Y dando ánimos a todo el mundo.

 

Webpage updated 04/24/2017 16:22:01