Samantha

5/5/2016. Me llamo Samantha y soy mami de 33 años. Tengo una niña maravillosa de 13 y un niño precioso de 5.

El 23 de noviembre de 2015 fui a hacerme una analítica porque en un mes tuve muchas infecciones. Al día siguiente me llamó mi médico de cabecera para decirme que dejara los niños con alguien y que fuera al hospital a repetirme las pruebas. Me diagnosticaron una leucemia promielocítica aguda. Entonces fue cuando mi vida cambió.

Me aislaron primero en urgencias y luego en planta. Fueron 36 fatídicos días, sin poder ver a mis hijos. Estuve recibiendo quimioterapia desde el 25 de noviembre, 4 ciclos que felizmente acabaron el 11 de abril de 2016.

Se me cayó un poco el pelo con el primer ciclo pero sigo conservando la mayoría. Para mí fue un paso terrible cortarme el pelo, a lo mejor porque físicamente me encontraba genial. Aunque mis glóbulos rojos, blancos y plaquetas no estuvieran tan bien yo estaba llena de vida. Pero ahora me siento liberada. Como había perdido algo de pelo, me rapé, decisión acertada porque fue mi liberación. ¡Me encanta y me encanto!

Lo peor fue el largo ingreso en aislamiento, las malas jugadas que te pasan tus pensamientos y tener que ir al médico cada 3 días para las analíticas. Pero puedo decir que la actitud hace mucho y que se puede, ¡claro que se puede! Se sale adelante, la vida cambia, pero mejora, todo pasa, y parece un estereotipo, pero se ven las cosas de otra manera. Solo hay que vivir a partir de ahora, solo vivir…

Webpage updated 08/24/2016 13:21:06