We use cookies to study and improve the user experience offered by the site. By continuing to browse the site you are agreeing to our cookie policy.

Sara

Me llamo Sara Arias y tengo 19 años.

El 24 de marzo de 2014, en un análisis de sangre me diagnosticaron leucemia mieloblástica aguda. Desde ese día estuve aislada y empezaron las punciones y todo el tratamiento de quimioterapia.

Con 18 años lo último que esperas es que te van a decir que tienes cáncer. Parece que es algo que solo les sucede a los demás, que es imposible que te pueda tocar...  En el momento que me dijeron aquella palabra todo se me vino encima. El primer pensamiento que tuve fue: "ya está... me voy a morir, ¡me estoy muriendo!” y el primer sentimiento fue el miedo, que me invadió por completo.

Pero poco a poco, los días fueron pasando y los resultados fueron buenos. Es ahí entonces cuando cada día te haces más valiente y sacas fuerzas y ganas de luchar de donde sea. Tras varios ingresos, el 22 de agosto de 2014 me sometieron a un transplante de médula ósea de un donante no emparentado.

Gracias a ese donante ya han pasado más de un año y estoy recuperándome poco a poco.

Con mi historia quiero apoyar y dar ánimos a toda esa gente que está pasando por lo mismo o por algo parecido, hay que ser muy positivo en todo momento.

También quiero agradecer a todos los que me han animado y apoyado en los momentos más duros y difíciles. Gracias a mi familia, a mis amigos, a mi pareja y por supuesto, a todo el equipo hematológico del Hospital del Mar de Barcelona y del Hospital de St. Pau, que cada día hacen una labor con un valor incalculable!

Sin ellos el resultado de mi lucha no estaría siendo este.

Webpage updated 03/02/2017 15:37:14