Tribute to Ayoze

Ayoze, paciente de leucemia mieloblástica aguda, nos contó su historia un año después de ser trasplantado. Lamentablemente, al final no logró superar la batalla.

Ayoze, ex-paciente de leucemia

"Llevaba algunas semanas sintiéndome agotado. Iba a correr con unos amigos y no les aguantaba el ritmo, cosa que me resultaba extraña ya que yo hacía deporte y ellos estaban empezando. No le di más importancia de la que podía tener. Un día empecé a encontrarme mal, sabía que me iba a enfermar por los síntomas que notaba y, así fue, me puse malo de la garganta. Mi pareja me decía que fuera al médico pero yo, muy bruto (cosa que no aconsejo para nada), le decía que ya se me quitaría y tomaba medicamentos que tenía en casa. Pasados cuatro días la fiebre no remitía y empezaron los vómitos. En ese momento decidí ir a mi médico el cual me mandó un antibiótico más fuerte y algo para la fiebre. Me dijo que en dos días ya me encontraría mejor.

Dos días después la fiebre era más alta y la manera de sudar más agresiva. No comía ni bebía agua y mi pareja me llevó al hospital de guardia. Una vez allí me atendieron y mi pareja le contó lo que me pasaba. Tardaron dos horas en bajarme la fiebre con todo tipo de medicamentos, incluso ayudándose de toallas muy frías por el cuerpo. La doctora me dijo que no era normal estar tanto tiempo con fiebres tan altas y me mandó de urgencias a un hospital para hacerme unas analíticas.

Fuimos al hospital, me hicieron las analíticas y me dijeron que fuera al hospital Nuestra Señora De La Candelaria, que allí tenían unas máquinas más avanzadas para mirarme bien. Me dijeron que no me preocupara pero que fuera ya mismo (cosa que me extrañó un poco ya que eran la 1:30 de la madrugada). Me dirigí al hospital donde me hicieron otra analítica, me dieron una mascarilla y me pusieron en una habitación solo. Yo no entendía nada y me empecé a poner nervioso.

Por la mañana me subieron a planta para realizarme un aspirado de médula. Yo ya me temía lo peor, ya que la planta en la que me encontraba era la de hematología. A las 11 de la mañana entraron unos cinco doctores en mi habitación y le dieron nombre al mayor de los retos que podía encontrarme: leucemia mieloblástica aguda M1. Mis primeras palabras fueron de angustia: "Por favor, no puedo morir, soy muy joven, tengo 27 años y tengo una niña muy pequeña a la que ayudar". Los médicos me calmaron y me dijeron que hoy en día la leucemia tiene cura. Me explicaron todo el proceso y que iba hacer una lucha muy intensa y que no dejara de luchar. Yo lo asimilé lo más pronto que pude y sabía que esto no iba a poder conmigo.

Ayoze, ex-paciente de leucemia mieloblástica aguda

Empezaron con el primer ciclo de quimioterapia, el cual no toleré muy bien puesto que era algo nuevo en mi organismo y, en el día +14, tuvieron que ingresarme en UCI por dificultades respiratorias.

Ahí comenzaba la lucha entre la vida y la muerte, 21 días en coma inducido, pulmones encharcados, los riñones sin funcionarme bien... En dos días pasé de 98 kilos a 112 kilos por toda la retención de líquidos.

Mi familia sufría mucho mirándome a través de un cristal, viéndome lleno de máquinas y sin poder hacer nada más que rezar. Quiero agradecer a la doctora Ventura por no darse por vencida.

Empezaron a llegar las buenas noticias. Iba mejorando notablemente y después de un mes en la UCI me subían a planta de nuevo. Los médicos me vinieron a visitar para decirme que teníamos que seguir con el tratamiento de quimioterapia aunque estuviera débil, ya que la leucemia aguda ataca muy rápido y ya se había atrasado mucho por el ingreso en la UCI.

Ayoze, ex-paciente de leucemia y trasplantado de médula ósea

Seguimos con el tratamiento y la verdad que todo fue mejor. Recibí 2 ,3 y 4 ciclos de quimioterapia. También les hicieron las pruebas a mis padres y hermanos (hermana y hermano) a ver si eran compatibles conmigo ya que probablemente necesitara un trasplante de medula ósea. Ya acabados mis ciclos y después de estar 2 semanas en mi casa, recibí la mejor noticia que me podrían dar en mi vida: mi hermano era 100 por 100 compatible conmigo y me iban a realizar el trasplante de medula ósea en el Hospital Doctor Negrín de Las Palmas de Gran Canarias.

El 27 de febrero de 2012 me realizaron el trasplante de medula ósea y llevo un año trasplantado. Nunca bajé ni bajaré los brazos.

Ayoze, ex-paciente de LMA

Habrá momentos de risas, momentos de tristeza, momentos de bajón... pero siempre estaré en guardia, nunca dejaré de luchar por las personas que me quieren, por mi pequeña y sobre todo por VIVIR."

Webpage updated 12/03/2016 01:16:41