Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Alicia

En 2001, cuando tenía 23 años, Alicia recibió una llamada muy especial: el Registro de Donantes de Médula Ósea, de la Fundación Josep Carreras, se ponía en contacto con ella porque un paciente con leucemia necesitaba su médula. Ella resume su experiencia así:

"Animo a todas las personas a ser donantes de médula ósea porque un par de días en el hospital no son nada a cambio de intentar salvar la vida de otra persona"

Página web actualizada 13/04/2017 12:23:52