Daniel

Daniel, donante de médula ósea

"A la hora de relatar una experiencia tan maravillosa como es la donación de médula ósea, hay algo que a modo de espoleta te permite iniciar el testimonio. En mi caso han sido dos las inspiraciones. La primera me la proporcionó mi hija de 10 años la cual a la vuelta del hospital me dedicó una de esas sonrisas que sin necesidad de emplear palabras, comunican una infinidad de sentimientos e iluminan un estadio de fútbol. La segunda me la regaló una compañera de trabajo al hacerme ver que la vida que estás contribuyendo a salvar o a mejorar no es sólo la de la persona receptora sino la de las personas que la quieren.

Además, este proceso que aparenta ser complejo y delicado, es en realidad lo más factible, sencillo y asequible que se pueda imaginar. Como soy muy aficionado al ciclismo, lo comparo con una vuelta ciclista de estas cortitas que duran una semana. Desde que detectan que eres compatible con un paciente hasta que se produce la aféresis, no hay más que dos o tres etapas, no más, con un equipo de personas que se desviven por hacértelo todavía más fácil, sin coste económico alguno para el donante y acortando los tiempos de una manera tremenda.

Y al igual que las vueltas ciclistas, hay también una etapa reina. No me refiero al momento en que donas sino al momento en que al receptor se le infunde lo que has donado. Por motivos obvios de anonimato de todas las partes, ni estuve presente en ese momento ni pude conocer datos del mismo más allá de que fue al día siguiente, pero estoy seguro que fue una escena llena de esperanza. Con imaginarme la ilusión pintada en el rostro de esta persona  de que todo irá bien, me considero cien veces gratificado. Quienquiera que seas, te deseo una pronta recuperación.

Es por todo ello por lo que, con toda la humildad del mundo y sin ánimo de pontificar ni dar lecciones de comportamiento a nadie, considero que una manera de devolverle a la vida lo que nos ha dado en forma de una buena salud, es compartirla con los que no han sido tan afortunados e intentar colaborar en la medida en que sea posible, que casi siempre es posible.

Os animo pues a todos a dar el paso adelante de inscribiros como donantes. Estad seguros de que muchísimas personas os lo agradecerán, entre ellas un servidor.

Un abrazo,"

Daniel

Si quieres informarte sobre qué es la donación de médula ósea para ayudar a muchos pacientes de leucemia a tener una oportunidad de curación, haz clic AQUÍ. Recuerda que la donación de médula ósea es altruista, anónima y universal. Si te inscribes como donante de médula ósea, has de estar dispuesto a hacer efectiva la donación para cualquier persona del mundo que lo necesite. Si quieres más información, escríbenos a donants@fcarreras.es o llámanos al teléfono gratuito 900 32 33 34.

También puedes hacerte socio de la Fundación Josep Carreras. Con muy poco, nos ayudarás a continuar investigando.

Página web actualizada 08/12/2016 10:38:04