Isabel, ex-paciente de leucemia aguda

Isabel con su hijo

Hola, mi nombre es Isabel y actualmente tengo 45 años. Estoy casada y tengo dos hijos: Juan e Isabel. Hace aproximadamente 10 años me diagnosticaron una Leucemia Aguda y la vida me cambió por completo. Pasé de hacer una vida normal con su rutina cotidiana a pasarme los días en hospitales y depender de médicos. Todo un mundo nuevo y extraño para mí. Activaron la búsqueda de médula y en un principio mi hermana era compatible. Todo preparado y 15 días antes, una llamada me hizo perder la esperanza. ¡No éramos compatibles! Finalmente, un año más tarde y pese al dichoso y escaso porcentaje que tenía, sorteé la enfermedad una primera vez con un autotrasplante (el primero de Can Ruti).

Parecía que todo funcionaba, y por qué no, me animé a tener otro hijo. Deseaba que Juan tuviera un hermanito. Durante mi embarazo volvió a aparecer de nuevo la enfermedad pero con mayor intensidad y sin espera. Todo se complicó, mi vida corría peligro y como no, la vida de mi niña también. Lo que tenía que ser un gran acontecimiento en mi vida, se transformó en una pesadilla. Aguantamos las dos gracias a transfusiones de sangre semanales y, de siete meses, nació Isabel. Una niña preciosa y sana, a pesar de algunas complicaciones que tuvo que superar.

Isabeles

Cuatro meses más tarde, de vuelta al hospital y vuelta a empezar con las quimios y con la esperanza de encontrar una médula compatible con la mía. Todo estaba preparado para la segunda quincena de febrero del año siguiente con un donante compatible y de nuevo se esfumó mi esperanza de vida: el donante se negó en el último momento. ¡No era posible que me estuviera pasando una segunda vez!

Pero "mi" gran equipo de hematólogos, mi segunda familia, no tiraron la toalla. Un trasplante de cordón umbilical de un niño americano ha hecho posible que hoy, cinco años más tarde, os pueda contar mi historia. ¡Parece mentira, pero he logrado vencer la enfermedad, no una, sino dos veces! He recuperado mi vida anterior.

Isabel Salvans camiseta

Miro hacia atrás y recuerdo todo lo que he sufrido... yo, mi marido, mis hijos, mi familia... pero aquí estoy, disfrutando de la vida. Volví a estudiar, he vuelto a trabajar, llevo una vida completamente normal y mi gran proyecto de futuro es tan simple como VIVIR, disfrutar de mi familia y de las pequeñas cosas que pasan día a día, así de simple.

Esas pequeñas cosas que nos ofrece la vida es lo que nos hace grande como personas y nos ayudan a afrontar cualquier contratiempo.

¡Un saludo a todos!

Isabel



En el documento adjunto podéis ver un reportaje de La Vanguardia sobre la donación de médula ósea en el que participó Isabel.

Si quieres informarte sobre qué es la donación de médula ósea para ayudar a personas como Isabel (y muchos otros pacientes) a tener una oportunidad de curación, haz clic AQUÍ. Recuerda que la donación de médula ósea es altruista, anónima y universal. Si te inscribes como donante de médula ósea, has de estar dispuesto a hacer efectiva la donación para cualquier persona del mundo que lo necesite. Si quieres más información, escríbenos a donants@fcarreras.es o llámanos al teléfono gratuito 900 32 33 34.

También puedes hacerte socio de la Fundación Josep Carreras. Con muy poco, nos ayudarás a continuar investigando.

  • Isabel
  • Isabel paciente
Página web actualizada 08/12/2016 05:37:16