Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Josep Torras

Mensaje de Mercè y Alexandra, madre e hija, respectivamente, de Josep Torras, paciente de Linfoma de Hodgkin de 54 años acogido en el piso cercano al Hospital Clínic de Barcelona

Ver la entrada anteriorVer la entrada siguiente
Libro de visitas hija Josep Torras

Transcripción de los mensajes:

Mensaje de Mercè, mujer de Josep Torras: "8 de mayo de 2011. Soy Mercè Rossell y he estado de cuidadora de mi marido, Josep Torras. Antes que nada quiero dar las gracias a todo el mundo: a la Fundación, a Esther y sobre todo al equipo que tiene el Dr. Francesc Fernández, por darme la oportunidad de conocer a gente increíble, gente implicada y gente "buena".

Pienso que dentro de lo dura que es esta enfermedad, sentirse tratada de esta manera es extraordinario. Siempre he estado convencida de que estábamos a las mejores manos pero me voy de este piso con mi marido al final de su curación y reafirmando totalmente lo que pensaba. Gracias a todos, en especial a Cristina Gallego que es con la que he tenido más relación.

Un beso muy grande a todos, siempre os tendré en el corazón".

Mercè

Mensaje de Alexandra, hija de Josep Torras: "7 de mayo de 2011 Hola, me llamo Alexandra y soy la hija mayor de Josep y Mercè. Estoy aquí porque mi padre está enfermo, pero no lo pintaré así. De hecho, si estamos aquí es porque él se está curando. La vida le ha dado una oportunidad y sigue un tratamiento para combatir un Linfoma de Hodgkin. Nadie ha dicho que esto fuera fácil, todo lo contrario, todavía hay mucha gente que no puede ni tiene opción a un tratamiento.

La noticia nos hundió a todos, sólo encuentras motivos por llorar, todo te parece que va en contra de ti, y te haces fuerte cuando quien lo sufre está delante (en este caso papá), pero él desde el primer día ha sido el más optimista de todos, ha creído en él y en todo este equipo de profesionales que han sido "impecables" en todos los aspectos, por eso es por lo que pronto marcharemos. 
A todo esto sumo el esfuerzo de mi madre. Tiene fibromialgia y ha dedicado todo su tiempo y esfuerzo a cuidarlo y a estar a su lado, no descuidando en ningún momento a sus dos hijos.

Hoy puedo decir que me emociono de pensar en la familia que tengo, no puedo hacer ni un reproche, ni ninguna crítica a ninguno de ellos. Estoy orgullosa de ser la hija de dos personas que se han enfrentado a dos dificultades de la vida que, por desgracia, cada vez son más frecuentes. Papás, mucha fuerza que muy pronto os quiero en casa, sois lo que más quiero en este mundo.

Doy mil gracias a las enfermeras que siempre están aquí, que no tengo el placer de conocer, pero cada día oigo hablar de ellas. A toda la Fundación Josep Carreras y a la abuelita que donó este piso, que es muy acogedor y que ha dado techo e intimidad a mi familia".

Alexandra

Volver al índice
Página web actualizada 02/03/2017 15:37:13