Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entrevista a Judit, ex-paciente de leucemia

Judit tiene 37 años y vive en Zaragoza. En abril de 2004, cuando tenía 30 años y estaba embarazada, recibió un golpe muy duro: le diagnosticaron una leucemia mieloide aguda. Después de seguir el tratamiento de quimioterapia en el Hospital Clínico de Zaragoza y de tener que abortar, Judit se sometió a un autotrasplante de médula ósea. Tras esta intervención, se encontró con que tenía menopausia precoz y, gracias a una donación de óvulos, hoy es madre de una niña.

paciente Judith Colàs 3

Judit, con su marido y su hija 

- Te diagnostican leucemia estando embarazada de pocos meses, ¿no? ¿Qué ocurre después?

Antes de esto tuve un aborto natural. Cuando la ginecóloga me dijo que podíamos volver a intentarlo ya estaba embarazada y, al hacerme los primeros análisis, me detectaron la enfermedad. No sabes qué te pasa ni qué te pasará. Te preguntas "¿porqué a ti?" pero sacas fuerzas de todos. Una vez en el hospital te lo explican todo y te dicen que el tratamiento va a ser muy duro. No lo dudas, hay que abortar. Hay madres que dan la vida por sus hijos y, en mi caso, mi hijo vino a dar la vida por mí, porque gracias a él enseguida me detectaron la enfermedad.

- ¿Uno de los peores momentos debe de ser cuando te informan que el tratamiento contra la leucemia puede generar infertilidad?

En mi caso sólo me decían que se habían dado casos de mujeres que después del tratamiento no podían tener hijos pero no sabían si antes ya eran estériles. Sabían que yo no era estéril porque ya había tenido dos embarazos pero no le dieron importancia. Lo primero es curarte y la verdad es que tú tampoco piensas en eso.

- Tras el tratamiento te diagnostican menopausia precoz. ¿Cómo te informaron de ello? ¿Cómo reaccionaste?

Nadie me dijo nada. Poco a poco lo fui averiguando porqué después del tratamiento no tenía la regla y pasaban los meses y seguía igual. Al final, una de las veces que fui a la ginecóloga me dijo que no había solución, que tenía que empezar con un tratamiento de calcio puesto que tenía una menopausia precoz.

-  ¿Alguien te explicó las posibilidades que tenías para quedarte embarazada tras superar la leucemia?

No, de esto nadie me habló hasta que al final le pregunté a la ginecóloga si había alguna posibilidad y me dijo que fuera a una clínica privada y que allí me explicarían.

paciente Judith Colàs 1

- Una vez recuperada, te planteas recurrir a la donación de óvulos para quedarte embarazada. ¿Cuánto tiempo había pasado desde el trasplante de médula ósea al que te sometiste? ¿Cómo fue este proceso?

Pasó un año y medio desde el autotrasplante de médula hasta que mi ginecóloga me explicó la única posibilidad que tenía, ya que ella sabía las ganas que teníamos de ser papás. Lo primero que nos dijeron fue que tendría que ser por donación de óvulos y que tenía muchas posibilidades de que funcionara porque sabían que no tenía ningún problema ya que había tenido dos embarazos naturales.

- ¿Y el momento en que te dicen que la donación de óvulos ha funcionado? ¿Qué pensaste?

Fueron unos meses muy difíciles ya que te enteras muy pronto de que estás embarazada. Cuando me lo implantaron trascurrieron 15 días y ya me hicieron la primera prueba y dio positivo. Pero claro, tenían que pasar los 3 primeros meses y que todo fuera bien porque es un embarazo normal y los primeros meses son los que más riesgo tienes de tener un aborto natural. A pesar de eso, no puedes evitar estar como loca de contenta porque piensas ahora tu vida esta cambiando y lo que antes pasaste lo ves de otra manera.

paciente Judith Colàs 2

- Ahora que tienes a una niña preciosa, ¿qué le dirías a una mujer que actualmente esté pasando por un diagnóstico así?

Que no lo dude. Los adelantos están y gracias a la donación de ovulos nosotros tenemos una hija preciosa que es la alegría de todos. Aunque el tratamiento para poder tenerla es un poco duro, porque es mucha medicación, merece la pena. Por eso, si estás leyendo esto y tienes dudas, no lo dudes más: lo mejor que hay en la vida es poder tener hijos.

Más información sobre las hemopatías malignas y la fertilidad

Conoce los testimonios de otros pacientes y ex-pacientes

Lee otras entrevistas con ex-pacientes sobre las hemopatías malignas y la fertilidad

Página web actualizada 15/12/2017 09:10:32