15F- Día Internacional del Cáncer Infantil

• Con motivo del Día Internacional del Cáncer Infantil (15 de febrero), la Fundación Josep Carreras comparte un vídeo divulgativo sobre la leucemia, el cáncer infantil más frecuente.

• Los cánceres en la edad pediátrica son enfermedades poco habituales (1.000 nuevos casos cada año en España), devastadoras para las familias y con problemáticas diferentes a las de los adultos. La leucemia linfoblástica aguda supone el 30% de todas las neoplasias pediátricas.

• El Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras (IJC) trabaja en una línea dedicada a un tipo de leucemia muy poco frecuente y de muy mal pronóstico que afecta a los bebés.

El 15 de febrero de 2017 se conmemora en todo el mundo el Día Internacional del Cáncer Infantil, que se celebra cada año desde 2011 en que fue instituido en Luxemburgo para concienciar y sensibilizar sobre la importancia de esta problemática y los desafíos a los que se enfrentan los niños y adolescentes y sus familias. Así como de la necesidad de que todos los niños en cualquier lugar del mundo tengan acceso a un diagnóstico y tratamiento preciso y a tiempo.

La leucemia y los niños

La leucemia es el cáncer infantil más frecuente, supone el 30% de los cánceres pediátricos, un total de 300 nuevos casos en España cada año. El 80% son leucemias linfoblásticas agudas (LLA). La máxima incidencia se produce entre los 2 y 5 años. En todos los subtipos de la enfermedad pueden detectarse translocaciones cromosómicas (desplazamiento de un fragmento de cromosoma a otro cromosoma) y alteraciones moleculares que hacen variar el pronóstico y el tratamiento de la enfermedad. El pronóstico de los pacientes afectados de leucemia linfoblástica aguda varía sustancialmente en función de diversos factores de riesgo. La edad, la cantidad inicial de linfoblastos, el subtipo de LLA que se trate, la presencia de localizaciones extramedulares (mediastino, sistema nervioso, testículos), la presencia de anomalías genéticas y, muy especialmente, la lentitud en la obtención de la remisión completa después del tratamiento inicial, son parámetros predictivos de un pronóstico desfavorable. Gracias a la adaptación de los protocolos terapéuticos actuales al riesgo y al seguimiento estricto de la enfermedad mínima residual, que permite modificar la estrategia terapéutica antes de que se produzca una recidiva, el 85% de los niños con leucemia linfoblástica aguda la supera.

Nuestra investigación

A pesar de la posibilidad de curación en un alto número de casos, otras leucemias de niños siguen siendo muy difíciles de curar y siguen provocando mucho sufrimiento a los pacientes y sus familias. En el caso de la leucemia linfoblástica aguda existe un tipo muy poco frecuente (6-8 casos al año en España) que se diagnostica especialmente en lactantes y, casi siempre, tiene un diagnóstico fatal. Se trata de la leucemia linfoblástica aguda pro B del lactante con translocación t (4; 11) (MLL-AF4 +). Este es el tipo de leucemia en el que está centrando sus investigaciones el Dr. Pablo Menéndez, director científico del Campus Clínic-UB del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras (IJC), y su equipo.

La leucemia linfoblástica aguda pro B del lactante con translocación t (4; 11) (MLL-AF4 +) afecta a todas las edades pero es especialmente común entre niños menores de 12 meses. "Es difícil de curar porque todavía hay muchas preguntas sin respuesta. Por ejemplo, no sabemos en qué célula se origina la alteración MLL-AF4, en qué célula se vuelve anormal MLL-AF4, por qué la latencia es tan corta, qué mutaciones adicionales cooperan con MLL-AF4 (el genoma de estos bebés es sorprendentemente estable), por el que un porcentaje alto de pacientes es resistente a los glucocorticoides, cosa que no ocurre con otras leucemias agudas de niños, etc. En el fondo, todas estas lagunas se deben en gran medida a que los investigadores, después de 15 años trabajando en ello, todavía no hemos sido capaces de reproducir esta leucemia en el laboratorio. Los modelos animales o celulares generados no "reproducen" la enfermedad", comenta el Dr. Pablo Menéndez.

En general, los científicos necesitan generar un "modelo de laboratorio" que reproduzca la enfermedad, bien sea un modelo animal o un modelo celular para estudiar cómo y por qué se desarrolla la enfermedad; es decir, entender los mecanismos celulares y moleculares que producen la enfermedad. Comprender el origen y evolución de la enfermedad precede el descubrimiento de posibles nuevos tratamientos. Este es uno de los retos del equipo del Dr. Menéndez.

"En los casos de cáncer en niños no podemos obviar que" algo ha ido mal "durante el desarrollo embrionario-fetal, es decir, durante el período de gestación. Yo no defino esta leucemia como un cáncer sino como una "enfermedad del desarrollo". Todos los procesos celulares, moleculares, genéticos, epigenéticos, etc. están fantásticamente regulados como un reloj suizo durante los nueve meses de gestación: desde la fecundación hasta el nacimiento. Es fácil entender que una pérdida de esta regulación implique una enfermedad. La tasa de proliferación y la diferenciación celular (las dos propiedades que alteran conjuntamente en el cáncer) son mucho más activas y decisivas en la formación de un bebé desde un cigoto que, a posteriori, en la formación de un individuo adulto a partir del bebé. Por eso en cada fase del desarrollo del individuo tenemos cánceres asociados a tejidos concretos y ventanas de edad, que afectan tejidos muy activos en cada momento", explica el Dr. Menéndez.

El equipo del Dr. Pablo Menéndez también centra su investigación en otros tipos de leucemias infantiles como por ejemplo la leucemia LLA B de buen pronóstico como la hiperdiploide que se caracteriza por presentar entre 5 y 20 cromosomas extras. Esta leucemia responde muy bien a la quimioterapia. Estamos investigando que se origina debido a un defecto en la forma en que las células segregan cromosomas.

Sobre la Fundación Josep Carreras contra la Leucemia

La Fundación Josep Carreras contra la Leucemia nació en 1988 con la intención de contribuir a encontrar una curación definitiva para esta enfermedad. Sus esfuerzos se centran en tres áreas básicas: la investigación científica, llevada a cabo desde el Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras; la gestión del Registro de Donantes de Médula Ósea de España, y la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

Sobre el Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras (IJC)

El Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras (IJC), centro CERCA de la Generalitat de Catalunya, fue fundado en 2010 en cooperación con el Gobierno catalán con el objetivo de potenciar la investigación biomédica y la medicina personalizada en el campo de la leucemia y otras enfermedades onco-hematológicas. Es un centro sin precedentes que se beneficia del trabajo y el rigor de investigadores básicos y clínicos de primer nivel. Utiliza las tecnologías más innovadoras, colabora en muchos proyectos multicéntricos y compite con éxito en los ámbitos nacional e internacional. Su producción científica es ya numerosa y de mucha importancia, por lo que ha publicado en las mejores revistas.

El IJC tiene tres campus científicos independientes pero coordinados entre sí:

• El Campus Clínic-UB, situado en las instalaciones de la Facultad de Medicina de la UB y del Hospital Clínic de Barcelona.

• El Campus ICO-Germans Trias i Pujol, situado en las inmediaciones del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, su Instituto de Investigación y la Unidad Docente Germans Trias i Pujol de la UAB.

• El Campus San Pau, situado en el entorno del Hospital de Sant Pau, la Facultad de Medicina de la UAB y el Instituto de Investigación Biomédica Sant Pau.

Página web actualizada 20/02/2017 09:04:25