La quimioterapia

La quimioterapia consiste en la utilización de medicamentos que destruyen las células leucémicas. Según el tipo de leucemia, puede administrarse un solo tipo de medicamento, si bien lo habitual es combinar dos o más fármacos. Algunas quimioterapias se administran por vía oral pero la mayoría se inyectan por vía intravenosa. En pacientes que precisan repetidas inyecciones por esta vía se hace necesaria la implantación de un catéter, que consiste en un tubo fino y flexible que se inserta en una vena grande, generalmente en una vena del brazo, del tórax (por debajo de la clavícula) o del cuello. A través de él se administran todos los medicamentos, evitando la molestia de las punciones repetidas.

Los medicamentos administrados por vía intravenosa u oral penetran en el torrente sanguíneo y llegan a las células malignas de la mayor parte del organismo. Sin embargo, esto no sucede así con las células que puedan estar presentes en el sistema nervioso central, ya que se hallan protegidas por una barrera consistente en una red de vasos sanguíneos que filtran la sangre que llega al cerebro y a la médula espinal. Para alcanzar las células leucémicas presentes en el sistema nervioso central, es necesario aplicar quimioterapia intratecal, que consiste en la inyección de medicamentos anticancerosos directamente en el fluido cerebroespinal mediante una punción en la parte inferior de la columna vertebral. Algo similar puede ocurrir con las células leucémicas acantonadas en los testículos para cuyo tratamiento, en ocasiones, debe recurrirse a la radioterapia.

La quimioterapia se administra por ciclos: un período de tratamiento al que sigue un período de recuperación, y a continuación otro ciclo de tratamiento. En función del tipo de tratamiento su administración requerirá ingreso hospitalario o podrá efectuarse de forma ambulatoria, como paciente de hospital de día, en la consulta del médico, o incluso en el domicilio del propio paciente.

Efectos secundarios de la quimioterapia

Dependen del tipo de medicamento administrado. Asimismo, y al igual que otros tratamientos, pueden variar de una persona a otra. En términos generales, la quimioterapia actúa sobre las células en proceso de multiplicación. Por ello, afecta a las células neoplásicas (que se multiplican rápidamente) y a las células sanas que se multiplican con mayor velocidad (células de la sangre, células de los folículos pilosos del cuero cabelludo y células del tracto digestivo). Esto explica muchos de los síntomas de los pacientes cuando reciben quimioterapia: disminución de la resistencia del organismo a las infecciones (por la menor cantidad de leucocitos), cansancio y decaimiento (por la falta de glóbulos rojos -anemia-), predisposición a hematomas o hemorragias (por la falta de plaquetas), caída del cabello, náuseas, vómitos, llagas bucales y diarreas. La mayoría de los efectos secundarios desaparecen gradualmente durante los períodos de descanso entre ciclos de tratamiento.

Ciertos medicamentos anticancerosos pueden afectar la fertilidad de los pacientes. En las mujeres, las reglas pueden ser irregulares y llegar incluso a desaparecer, con síntomas propios de la menopausia como sofocaciones y sequedad vaginal. En los hombres la producción de esperma puede interrumpirse. Dado que estos cambios pueden ser definitivos, se recomienda a los varones congelar y almacenar su esperma antes de la quimioterapia siempre que se disponga de tiempo para ello. En niños que han recibido tratamiento antileucémico, es frecuente que exista un grado de fertilidad normal cuando alcanzan la edad adulta. No obstante, algunos pueden verse incapacitados para tener descendencia, según el tipo de medicación utilizado, las dosis administradas y la edad en el momento de ser tratados. Si bien se pueden congelar óvulos fecundados para su posterior utilización, la técnica de congelación de óvulos y de tejido ovárico no está lo suficientemente desarrollada como para poder ofrecerla de forma generalizada a las pacientes que deban recibir quimioterapia.

Más información sobre los efectos secundarios de la quimioterapia: 

Documento del National Cancer Institute sobre la pérdida de cabello
Documento del National Cancer Institute sobre las náuseas y vómitos

Página web actualizada 21/10/2014 16:18:27