Manuela

Manuela donó en 2005 su médula ósea para un paciente alemán. Éstas son sus palabras:

"Después de la donación, me costó bastante recuperarme. La extracción fue en febrero y hasta después del verano, no me he sentido al 100%. No sé cual ha sido el motivo: estrés, falta de hierro.... y después de esta experiencia en la cual he sentido que me ponía en riesgo, no sabía qué decir.

Pero después de reflexionar, he pensado que quizás sí que podía decir algo. Si alguna vez te planteas dar médula ósea ten en cuenta:

1) Por qué lo haces.

2) Piensa en ti y si realmente estás preparado.

3) Piensa en la persona que lo recibirá, porque le estás abriendo una puerta a la esperanza, le estás dando una segunda oportunidad, le estás dando la vida...

Un abrazo a todos vosotros por el esfuerzo y la dedicación. ¡Que seáis felices!"

Página web actualizada 08/12/2016 08:48:24