Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Metástasis. Administración dirigida de fármacos para evitar la diseminación del cáncer

Investigador principal: Dr. Ramón Mangues

La entrega dirigida de fármacos

Cuando suministramos un medicamento a un enfermo de forma tradicional, éste se distribuye por todo el cuerpo a través de la circulación sanguínea afectando tanto a las células enfermas como las sanas. Una mayor efectividad debe pasar por una administración de fármacos inteligente dirigiendo los medicamentos de forma que sólo el capten las células enfermas.

La entrega dirigida del medicamento ataca selectivamente el cáncer dado que el fármaco se acopla en una nanopartícula de proteínas, que en investigación se denomina coloquialmente un "taxi", que dirigimos específicamente a la célula tumoral.

Una pequeña parte de las células tumorales son células madre metastásicas, aquellas con capacidad de migrar a tejidos y órganos diferentes de aquellos donde se originan. El grupo trabaja sobre la proteína CXCR4 que se encuentra en la superficie de estas células con capacidad de diseminarse. Utiliza nanotecnología para crear una combinación de fármacos capaces de eliminar selectivamente las células portadoras de esta proteína para evitar de manera efectiva la diseminación de la enfermedad.

¿Por qué necesitamos investigar?

La propagación de las células tumorales órganos distintos de aquel en que se inició es la responsable de su malignidad. Es la causa principal de muerte de los pacientes con cáncer. Por este motivo es de gran interés comprender cómo se puede bloquear la metástasis en los cánceres de la sangre.

El impacto de nuestro trabajo

Realizar una administración selectiva de los fármacos nos ayudará a conseguir menos toxicidad. Por ejemplo, las nanopartículas que transportan el medicamento de forma selectiva, por sus dimensiones, no pueden entrar ni los riñones ni el hígado. De esta manera, evitamos toxicidad y complicaciones.

Dirigiendo los fármacos hacia las células que propagan la enfermedad evitaremos su diseminación y, por tanto, su malignidad. Todo ello con el objetivo final de alargar y mejorar la vida de los enfermos.

De momento se ha estudiado este efecto en la leucemia mieloide aguda y en el Linfoma difuso de célula grande.

Dossier informativo del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras

Página web actualizada 29/11/2017 11:48:36