Milagros

¡Hola gente linda!

Les escribo desde Argentina para contarles nuestra experiencia con respecto a la enfermedad de nuestra princesa Milagros, quien en julio del año 2009 fue diagnosticada de Leucemia Mieloide Aguda variante M3 de bajo riesgo. Imagínense la noticia para nosotros; fue devastadora. Mi niña tenía cáncer y hasta ese momento, aunque sabíamos qué era la leucemia, desconocíamos los otros detalles y mucho menos que podía curarse.

Milagros, paciente de leucemia, con su madre

Ya en el primer día de internación se le realizan todos los estudios correspondientes y entre ellos la punción de medula ósea para confirmar la enfermedad. Cuando supieron los resultados, se acercaron 2 doctoras a darme la noticia. Se me vino el mundo abajo y lo peor es que mi niña no podría sobrevivir porque se encontraba muy mal. Lloré mucho y le pregunté a Dios por qué a ella pero al segundo me dijeron que sobreviviría y que el tipo de leucemia que tenía se curaba. En ese momento no sé de dónde, ni cómo, pero saqué fuerzas y me dije que mi hija se curaría.

Las doctoras me sugirieron contarle la noticia a Mily, ya que ella lo tenía que saber. Y, cómo lo hago, me pregunte. Si bien conozco mucho a mi niña, en este caso no sabía como podía ser su reacción. Le dije que tenía una enfermedad en la sangre llamada leucemia, pero nada más. Ese mismo día, por la tarde, vinieron con la medicación para la quimioterapia y la enfermera nos lo comunicó. En ese momento mi pequeña me miró y cuando se fue la enfermera me preguntó por qué le hacían quimioterapia. Yo le conteste que por la enfermedad que le había comentado, a lo que ella me respondió: "¡Entonces tengo cáncer en la sangre!"

Mi padre había fallecido de cáncer hacia unos meses y ella conocía el tratamiento. Le dije que no era lo mismo que tenía su abuelo, a quien ella adoraba, y que su enfermedad se curaba y ella sabía que no le mentía. Estaba muy confiada y lo único que pensó es en que se le iba a caer el cabello.

Me sorprendió mucho la madurez con la que se lo tomó, siempre fuerte ante tantos procedimientos, pinchazos, colocación del catéter, retiro del catéter por sepsis y tantas otras maniobras que requieren esta enfermedad.

Milagros, paciente de leucemia

La verdad, mi niña es una gran luchadora; un ejemplo de vida. Hace ya 10 meses que terminó su tratamiento y está en remisión completa. Cada punción, gracias a Dios, sigue dando negativo. No hay rastros de la enfermedad; todavía quedan tres punciones más y sus estudios mensuales están de lo mejor. No puedo estar más que orgullosa de mi niña: buena hija, gran personita, muy buena alumna y una gran luchadora.

¡Ahora si sabemos que la leucemia se cura! Espero que este testimonio sirva para alentar a aquellos que estén pasando por esta situación tener fe, que la fe mueve montañas.

Les mando un abrazo grande.

Liliana (mamá de Milagros)

Si quieres informarte sobre qué es la donación de médula ósea para ayudar a muchos pacientes de leucemia a tener una oportunidad de curación, haz clic AQUÍ. Recuerda que la donación de médula ósea es altruista, anónima y universal. Si te inscribes como donante de médula ósea, has de estar dispuesto a hacer efectiva la donación para cualquier persona del mundo que lo necesite. Si quieres más información, escríbenos a donants@fcarreras.es o llámanos al teléfono gratuito 900 32 33 34.

También puedes hacerte socio de la Fundación Josep Carreras. Con muy poco, nos ayudarás a continuar investigando.

Página web actualizada 04/12/2016 15:05:13