Nutrición

Algunos pacientes presentan problemas de alimentación como consecuencia de la pérdida de apetito y de las náuseas, vómitos o llagas bucales, que pueden impedir una ingesta normal.

Ciertos enfermos manifiestan que los alimentos «les saben diferente» o que «tienen la boca seca», hechos que también dificultan la alimentación.

Una buena alimentación implica obtener suficientes calorías y proteínas para prevenir las pérdidas de peso y recuperar fuerzas. Los pacientes en tratamiento que reciben una alimentación correcta a menudo se encuentran mejor y poseen mayor energía, lo que les ayuda a superar los efectos secundarios de dicho tratamiento.

Es conveniente que los enfermos busquen consejo sobre normas de alimentación con médicos, enfermeras o dietistas especializados.

Más información

Página web actualizada 07/08/2014 13:15:03