Conoce a Regina...

Gestión de Actos Benéficos en la Fundación Josep Carreras

Edad 

29 años (fecha de nacimiento: 19 de noviembre de 1986).

Lugar de nacimiento 

La villa marinera de Gijón, Principado de Asturias.

4 adjetivos que te definan

Entusiasta, intensa, sensible y luchadora.

Hobbies

Lo que más me gusta del mundo es viajar y fotografiar instantes de los mismos. Me apasiona la cocina, la horticultura, devorar lecturas sobre la acción social y perderme en los paisajes del Valle de Sajambre.

Mini currículum

Cursé y terminé mi diplomatura de Educación social en la ciudad de Oviedo hace 4 años tras haber estudiado previamente Derecho. La vocación por mi carrera me ha llevado a especializarme en tres áreas: coordinación y gestión de equipos de Voluntariado, gestión de proyectos de infancia y adolescencia en riesgo social y por último la captación de Fondos para entidades del tercer Sector. Este último me ha dado la oportunidad de hacer mis prácticas profesionales en un lugar muy especial, culminándolas con un proyecto sobre mi actual puesto de trabajo “Cómo gestionar las iniciativas benéficas de la Fundación Josep Carreras”.

- ¿Cuanto hace que trabajas en la Fundación? 

El primer día que pisé esta casa fue el 7 de abril de 2015, hace justo un año.

- Tu trabajo consiste en gestionar los actos benéficos que se reciben en la Fundación. ¿Qué significa?

Significa ser un puente de unión entre nuestra base social y su objetivo final: conseguir fondos para que la leucemia sea algún día 100% curable. Gestionarlos supone una tarea de optimización de los recursos, sacar partido a las potencialidades de la iniciativa, ayudarles a darles forma a su idea  siempre en función de sus necesidades y como no, acompañarles en “este viaje” siendo su interlocutor principal en la entidad.

- ¿Por qué es interesante esta área?¿Qué es un acto benéfico?

¡¡Esta área no es interesante sino interesantísima!! Los actos benéficos son el resultado de la reinvención de la captación de fondos. Es una acción de captación que tiene una tendencia en alza, donde una idea se transforma en la búsqueda de fondos para una causa, por lo tanto tienes la oportunidad de asistir a una iniciativa que interesa y además es solidaria, ¿puede ser mejor? Además ver la capacidad de la gente para poder hacernos llegar sus mejores propuestas es un acto de generosidad enorme.

Un acto benéfico es un evento solidario, pero con el valor añadido de  ayudar a los demás sin esperar nada a cambio. Consiste en materializar una idea, ejecutarla y disfrutar con una enorme sonrisa del regalo: los beneficios económicos obtenidos para una causa social, en nuestro caso la investigación de la leucemia y otras hemopatías malignas.

- Explícanos un caso de algún acto diferente. ¿Alguna anécdota?

No podría explicar sólo uno, todos son especiales y diferentes. Pero puedo decirte que al gestionarlo, me he encontrado con historias preciosas, donde tú no eres el protagonista, pero que con formar parte de “ese instante” durante un minuto te sientes especial. Algunos de mis “instantes” favoritos han sido:

- Cuando un colaborador, cuatro años después del fallecimiento del amor de su vida, me regalo su mayor tesoro, la última carta de su mujer.

- Ver cómo una niña de 16 años, removía cielo y tierra para hacer un homenaje a su mejor amigo fallecido de leucemia. La recaudación que consiguió era su forma de pedirle perdón por no haber podido compartir más tiempo con él durante su enfermedad.

- Ver la fuerza y superación de un paciente que hacía poco terminaba su tratamiento y decidía demostrarse a sí mismo que todo había quedado atrás corriendo una media maratón, haciendo que su historia sirviera algún día como ejemplo para otros.

- ¿En qué crees que nos diferenciamos las ONG de aquí con las de países anglosajones?

En los países anglosajones el concepto de “charity” traducido literalmente como "caridad" es algo que está a la orden del día, la gente colabora porque es algo "que deben hacer”. Desde las entidades estatales trabajamos para que el concepto solidaridad y colaboración social sea más extensible e imperante. Por ello creo que muchos de los profesionales del sector nos fijamos en las buenas prácticas que ellos ejecutan, fijando modelos de acción similares que funcionan. La tendencia de la captación de fondos se está modificando:

- Actos benéficos: Rise up for “recauda en nombre de”, se pasa de los modelos proactivos de crear actos benéficos de las entidades por el crear iniciativas solidarias realizadas por terceros.

- Inversión social: ya no se buscan filántropos que buscan un retorno económico sino inversores sociales que quieren un retorno social de impacto.

- Peer to peer: tendencia al alta del crowdfunding (recaudación de fondos de forma colaborativa) en base a un storytelling (la explicación de una historia), ganando más fuerza la donación de tu círculo social inmediato.

 - ¿Un deseo?

Mi mayor deseo es poder trabajar de aquello que me hace feliz y me llena toda la vida: las causas sociales.

- ¿Cómo describirías la Fundación Josep Carreras? ¿Por qué crees que es importante?

En una palabra: IMPARABLE.

El trabajo de la Fundación Josep Carreras es admirable. Su creación es fruto de un acto de AGRADECIMIENTO sincero, ver cómo una persona artísticamente reconocida crea una Fundación para devolver a la sociedad todo aquello que le ha dado es un valor añadido incalculable. La Fundación surge en beneficio de la investigación y de la sociedad en general, esforzándose por cumplir con su misión: hasta que la curemos no pararemos.

Su visión como entidad del tercer sector siempre ha sido pionera en parámetros de rigurosidad e innovación, ¡¡hasta que no se creó no había un registro estatal de donantes de médula!! El esfuerzo de cumplir con sus valores sociales es lo que la hace grande convirtiendo su retorno de inversión a gran escala.

¿Cómo es un día en la vida de Regina?

Un día en la vida de Regina es igual que en la del resto de personas, la única diferencia es que yo trabajo para una causa social que me gusta y me llena profesionalmente. Mi gran ventaja es trabajar por las personas y no para ellas. Mi suerte es poder empaparme de sus historias y vivencias, llenando así las mías propias.

- ¿Qué te gusta más de tu trabajo? ¿Y menos?

Lo que me gusta es poder compartir esos instantes de los que hablo al lado de pacientes, expacientes, familiares y personas afines a nuestra misión y  que por desgracia han vivido de cerca la enfermedad. Me encanta ver cómo de una semilla pequeñita que es su idea, crece algo fuerte y grande. Son un claro ejemplo de superación, esfuerzo, tesón y altruismo que nunca me cansaré de admirar. Tengo la suerte de trabajar con personas que aunque ellos no lo sepan son héroes, héroes que luchan por cambiar el futuro de la investigación… ¿hay algo mejor?

La parte más dura del trabajo es ver cómo alguien que realiza una iniciativa se viene abajo, mostrando una vulnerabilidad que de no ser porque tú gestionas el proyecto, no te la mostraría. Ponerte en su sufrimiento o sollozo es duro, pero en tu papel está que vuelvan a mostrarse fuertes y seguros de sí mismos, para continuar con su iniciativa.

- ¿Cómo te gustaría verte a ti misma dentro de 30 años?

Me gustaría verme igual de entusiasta que hasta ahora. Seguro que seguiré vinculada a mi pasión: la acción social, pensando que algún día, aunque yo no lo vea, el mundo habrá cambiado, soñando con que la coherencia sea el valor principal de nuestra sociedad. 

Página web actualizada 25/04/2016 13:45:21