We use cookies to study and improve the user experience offered by the site. By continuing to browse the site you are agreeing to our cookie policy.

Iker

¡Hola!

Me llamo Lucía y hace unos días me agradecíais que por mi cumpleaños iniciara una recaudación en redes sociales para vuestro proyecto, pero… soy yo la que os tiene que dar las gracias. Después de un largo año y dos meses, mi hijo Iker puede volver hacer lo que más le gusta: jugar al fútbol.

Iker acababa de cumplir 7 años cuando lo ingresaron en la UCI por una leucemia linfoblástica aguda. El primer día nos lo pusieron muy feo porque aunque él no presentaba signos de dicha gravedad, la analítica nos decía todo lo contrario. En aquel momento ninguno entendíamos como podía mantenerse en pie y… sé de lo que hablo ya que yo trabajé mucho tiempo con niños oncológicos en planta y otros tantos en la UCI pediátrica.

Contra todo pronóstico a las 48 horas, Iker ya estaba en la planta dándole patadas a su balón. Así fue como mi hijo empezó su tratamiento en el grupo de alto riesgo para vencer a la leucemia y, durante ese duro camino, nunca le vimos rendirse. Él con su sonrisa y fortaleza nos animaba a todos.

Hace 15 días llegó al final de los ciclos sin ningún problema por el camino. No sabemos si "villanus", como le llama él, volverá… por ahora está con el mantenimiento prolongado. Lo que sí que sabemos es que podemos estar tranquilos gracias a personas como vosotros que se preocupan de buscar los mejores tratamientos o, si fuera necesario, un donante para todos los enfermemos hematológicos.

Así que, igual que vivimos este año siempre con una sonrisa y felices de ganar este partido, sobrellevaremos lo que venga. Para Iker, cada ciclo de quimioterapia era como un partido de fútbol: finalmente el resultado fue 8 – 0, una buena paliza para seguir disfrutando de la vida.

Personalmente, el haber trabajado antes en oncología pediátrica, me ayudo a llevar la enfermedad de Iker con tranquilidad, intentando siempre que pudiera seguir con su vida de niño. Mi experiencia me enseñó que muchos se curan y me reconforta oír a mi hijo decir que, a pesar de todo lo que no ha podido hacer este año o los malos momentos que ha pasado, el trayecto fue feliz.

Webpage updated 04/11/2019 13:13:51