We use cookies to study and improve the user experience offered by the site. By continuing to browse the site you are agreeing to our cookie policy.

This article is not available in english, so we are showing you the spanish version instead.

Leucemia y fertilidad: ser mamá contra todo pronóstico

Jun 26 2020

efectos secundarios, fertilidad, mujer, sexualidad

Guaci y Elena

Las estadísticas, como comunmente se dice, están para romperlas, y, en ocasiones, suceden milagros. Guacimara fue diagnosticada cuando tenía 32 años de leucemia linfoblástica aguda de células B en el año 2010. Como ella misma nos ha contado, ya había sido mamá previamente. Rober, que así se llama el pequeño, tenía 3 añitos cuando Guaci comenzó su lucha contra el cáncer.

En su caso no se pudieron congelar óvulos antes de comenzar el tratamiento, y ni los médicos ni ella profundizaron en el tema de cómo podría afectar el tratamiento a su fertilidad "únicamente me preguntaron que si tenía hijos y comenté que sí. Además, el tema de poder o no volver a tener no fue algo que me preocupase en ningún momento. De hecho tampoco hice preguntas porque como ya tenía un niño pensé 'ya he sido madre, que más me da'.  No le di importancia. Cuando recibí el diagnóstico tampoco fue una duda que me apereciese de repente, mi cabeza solo se centraba en superar la enfermedad".

  • Guaci y su hija Elena

Guacimara con su hija Elena

Con el transcurso del tratamiento, sus hematólogos le hablaron por primera vez de este tema, y lo que le transmitieron no fue demasiado esperanzador pues todo apuntaba a que Rober no podría tener más hermanos: "me comunicaron que con toda probabilidad al finalizar el tratamiento sería estéril". Y, a pesar de la noticia, Guaci, con un carácter y una actitud más que positiva buscó de no focalizarse en esa noticia no demasiado agradable "traté de que no me afectase. Mi única idea era poder curarme y poder ver crecer a Rober. Era mi única ilusión, me conformaba con eso y no necesitaba nada más".

Sin embargo... ¿qué sucedió después? Guaci, tras 2 años de tratamiento, se recuperó: estaba completamente limpia. Y si esta de por sí ya es una noticia maravillosa, lo que pasaría unos meses después no se puede describir: "Al muy poquito de finalizar el tratamiento, no sé si fueron dos, o tres meses después, hubo un mes que no me bajó la regla. A mi me pareció muy raro y entonces decidí comentárselo a la doctora Martín, mi hematóloga. Yo no sabía si era normal o no y ella me pidió que acudiese al hospital y allí me hizo la prueba de embarazo. Ella me había preguntado si cabía la posibilidad de que hubiese podido quedarme embarazada, y le respondí que sí. A mí me habían transmitido que era tan probable que me quedase estéril debido al tratamiento que dejé de tomar precauciones con mi marido.

Me vine para casa y al rato recibí una llamada. Fue entonces cuando me dijo que estaba embarazada. ¡No pude parar de llorar! Es muy difícil ponerle palabras a todo lo que sentí en aquel momento, no me lo podía creer, era algo que no podía pasar, pero… ¡pasó! Y nunca podré olvidar ese instante."

La sorpresa fue mayúscula para todos, nadie se lo podía creer, ni los hematológos, ni Guaci, ni su marido... ¡pero había pasado! Lo primero que hicieron los hematólogos fue cerciorarse de que ella quería seguir adelante con el embarazo dado que no había sido algo buscado. Pero Guaci no tuvo ninguna duda: Rober tendría un hermanito o hermanita.

Sin embargo aparecieron las dudas y los miedos, cosa muy normal por otra parte "Me había estado tratando durante dos años con quimioterapia y hacía muy poco que la había dejado. No sabes que consecuencias puede tener para el feto y eso te despierta miedos, temores, preocupación… de la leucemia estaba limpia pero no sabía qué efectos podía provocar toda la medicación que me habían administrado durante todo aquel tiempo".

Por suerte los médicos le transmitieron que por eso no se preocupase. Y Guaci siguió adelante con su embarazo.

  • Rober y Elena

Rober y Elena, los hijos de Guaci

El embarazo, por suerte, transcurrió con total normalidad, todas las pruebas salieron estupendas y el parto, como Guaci nos cuenta, fue súper especial: "¡Fue un parto natural! Y lo comento, porque mi primer parto fue por cesárea… hubo un contratiempo con la bolsa y el líquido, y en el primer parto decidieron que la mejor opción era realizar una cesárea. Sin embargo, el segundo parto, con todas las dudas y temores con las que había comenzado el embarazo, fue natural. Y… es una experiencia totalmente diferente. Para empezar tenía a mi marido allí conmigo… y lo vivimos con una ilusión y una emoción que no puedo ni explicar. Fue genial."

Y es que, como muchas veces hemos visto, las estadísticas que existen en torno a la leucemia... están para romperlas. El próximo 30 de septiembre de 2020 la peque cumplirá 7 añitos y "está creciendo super sana y todas las revisiones siempre han ido muy bien, de hecho está súper grande para ser una niña y para su edad, es algo que siempre nos comentan, cosa que ya con Rober, su hermano mayor, también pasó".

En último lugar Guaci quiere mandar un mensaje muy especial a todas las mujeres que están luchando contra el cáncer: "Siempre he sido positiva, siempre he tratado de buscarle el lado bueno a las cosas, y ya desde el momento en que me diagnosticaron lo único que pregunté es si mi enfermedad tenía tratamiento, y me respondieron que sí, que el tratamiento podría durar 6 meses, un año o dos. Y me daba igual lo que pudiera durar, se podía curar y era lo único que necesitaba saber. Rober, mi primer hijo, era muy pequeño… y poder verlo crecer era una motivación extra para ponerle todas las ganas del mundo a recuperarme. De hecho, salir de cada ingreso del hospital me hacía muchísima ilusión porque volvía a casa, a estar con mi hijo, que durante los días de ingresos no lo podía ver.

Y respecto al tema de poder ser mamá, al igual que con las probabilidades y las estadísticas de recuperarnos de la leucemia, también aprendí que no hay nada imposible. Nunca imaginé que podría volver a ser mamá, era algo que no podía pasar bajo ningún concepto, y sin embargo… mi milagro va a cumplir dentro de poco 7 añitos, y no puedo ser más feliz viendo a mis hijos crecer. ¡Ánimo a todas, luchadoras!"

  • Elena - Guaci

Elena, hija de Guaci.

Webpage updated 10/13/2020 10:41:57