We use cookies to study and improve the user experience offered by the site. By continuing to browse the site you are agreeing to our cookie policy.

Irene

Me llamo Irene, tengo 29 años y soy profesora de Lengua castellana y Literatura en un instituto de mi provincia, Ciudad Real. Pero vayamos por orden…

En octubre del 2005 comienzo la carrera de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Mi primer año de universidad transcurre como el de cualquier chica con 18 años, entre exámenes, novatadas y fiestas. El gran cambio llegó en segundo.

Vivía en un pequeño piso en Argüelles, apenas llevaba dos meses de clases cuando me encontré un bultito en el cuello. Era noviembre del 2006, entonces fui al médico que me correspondía en Madrid. Al principio supuestamente se trataba de un simple resfriado con el que se me habían inflamado los ganglios y se me quitaría tras la correspondiente medicación. Pasaron unos días y el bulto no desaparecía y yo me sentía un poco cansada aunque en ese momento no lo relacioné. Decidí venir a Ciudad Real tras la insistencia de mi madre para visitar a mi médico de cabecera y realizarme un análisis de sangre. Cuando llegaron los resultados, algo no cuadraba y hubo que repetirlo. Estaba muy nerviosa, había oído algo, pero nunca imagine lo que realmente me estaba pasando.

Con los nuevos resultados, en el Hospital General de Ciudad Real, vino el hematólogo y habló con mis padres, tenían que decidir a qué hospital ir, porque en Ciudad Real no me podían tratar. Todavía no sabíamos que es lo que me pasaba, por lo menos yo no tenía ni idea. 

A la mañana siguiente, mis padres, mis hermanas, mi novio y yo nos montamos en el coche y nos fuimos al Hospital la Paz de Madrid donde me estaban esperando. En urgencias, me dieron el pijama y me pasaron en una camilla a una de las salas. Allí me sentía sola, insegura… estaba lleno de personas mayores. La verdad es que fue un día horrible.

Mi familia esperaba fuera cuando vino a verme una joven hematóloga que se llamaba como yo, Irene. Me explicó que por la mañana me harían una especie de punción y que me iban a subir a planta pero no me dijo lo que me pasaba aunque a mi familia sí. Yo siempre he tenido miedo a las agujas y esa prueba me daba pánico. 

Webpage updated 03/15/2019 10:38:15