We use cookies to study and improve the user experience offered by the site. By continuing to browse the site you are agreeing to our cookie policy.

María Virginia

Hola a todos,

Mi nombre es Maria, tengo 57 años y soy argentina.

Hace más de 20 años me diagnosticaron policitemia vera, una mutación de la proteína quinasa Janus 2 (JAK2) que desde entonces me controlan mediante análisis de sangre y me tratan con hidroxiurea.

Aunque ya hace 20 años que me diagnosticaron la enfermedad, los síntomas llegaron mucho antes, pero al ser una enfermedad rara los médicos tardaron bastantes años en acertar. Además tenía otras patologías añadidas, lo que dificultaba aún más un diagnóstico precoz.

Durante mi adolescencia sufrí convulsiones, motivo por el cual me diagnosticaron epilepsia y empecé a ser tratada con ácido valproico. Después de varios abortos, finalmente conseguí ser madre. Pero con la llegada de mi segundo hijo llegó también mi segunda enfermedad grave: fibromatosis generalizada, de la cual fui operada.

Siempre he sido una persona muy delgada, apenas supero los 40 kg, y desde jovencita los médicos me recetaban complementos alimenticios, vitaminas… a menudo muchos de los síntomas que sufría eran atribuidos a anemias. Cuando al fin llegó el diagnostico de policitemia vera, me alivió encontrar una explicación a mis molestias.

Por último, y ya una vez diagnosticada, sufrí un infarto agudo de miocardio, a raíz del cual me colocaron 5 stents. Como veis, he pasado muchas.

Pero, aun así, y aunque he tenido mis días, quiero trasmitir a todas las personas que también han sido diagnosticadas de policitemia vera que se puede estar muy bien. Yo lo estoy, la enfermedad me permite hacer una vida prácticamente normal y no decaigo nunca. Como yo digo: a seguir en la lucha hasta que Dios me quiera. Por eso, luchad y luchad, que siempre se puede.

Besos a todos,

Webpage updated 10/15/2018 15:44:20