We use cookies to study and improve the user experience offered by the site. By continuing to browse the site you are agreeing to our cookie policy.

Mi hermano tiene cáncer

Mar 22 2019

adolescentes, educacion, familia, hermanos, niños, pacientes

Fotito portada

“Tu hermano está malito” o “Tu hermano tiene cáncer”. Estas dos frases pueden anunciar lo mismo, pero entre ellas pueden haber varios años de diferencia.

Cuando en la familia hay un niño enfermo de leucemia (o de cualquier cáncer) y se tiene que dar a conocer la noticia a otr@ u otr@s hermanos, la manera cómo se articula en mensaje es muy importante. Así lo afirma Anna Barata, psico-oncóloga e investigadora del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras: “Es fundamental utilizar palabras que los niños entiendan.  Con un lenguaje adaptado a su edad. Hablar, si hace falta, a través de dibujos, cuentos, historias y con palabras que ellos puedan asimilar”. Por lo tanto, la noticia no se trasmitirá del mismo modo si el receptor es un niño pequeño o si estamos hablando con un adolescente.

Esta hipótesis también está avalada la American Cancer Society, en diferentes artículos de esta organización (recogidos abajo del artículo) se recoge que niños de distintas edades presentan diferentes capacidades de comprensión. Para esta organización, cuando hay una noticia de este tipo en el seno de una familia y hay menores de 3 años, se aconseja tener el máximo contacto posible con ellos. Así como evitar, hasta que la rutina se normalice, actividades importantes de su desarrollo como, por ejemplo, enseñarles a usar el inodoro, cambios de cuna a cama, etc...

En el caso de los niños de entre 3 y 5 años, que ya empiezan a saber qué significa no encontrarse bien, lo mejor es ofrecer explicaciones simples y directas tipo: “Tu hermano está enfermo y los médicos lo están ayudando”. Se aconseja seguir poniendo límites sobre el comportamiento como se hacía antes de la llegada de la enfermedad a la familia, procurar la involucración del niñ@ en diferentes actividades y tomar tiempo para explicarle que nada de lo que haya hecho ha provocado la enfermedad de su hermano, un pensamiento que puede ser habitual en algunas edades.

Así mismo, cuando los niñ@s tienen entre 6 y 12 años, en la llamada ‘Edad de los porqués’, se recomienda no obviar las preguntas y decir la verdad incluso a cuestiones incómodas. Así como explicarle que el sufrimiento y la tristeza son normales en una situación de ese tipo y fomentar los tiempos de recreación para que el niñ@ se pueda explayar y distraer.

En el caso que la noticia se tenga que compartir a hijos adolescentes, se aconseja incluso hablar más allá de la propia enfermedad y poder indagar en los sentimientos del hermano y en cuestiones más espirituales. Esta etapa también es indicada para que el hermano, si quiere, pueda opinar sobre ciertas decisiones y ayudar en diferentes tareas a la familia, si así lo desea.

En lo que todos los expertos consultados parecen estar de acuerdo es que en ningún caso sería recomendable obviar la realidad y hacer ver que no sucede nada, ya que “los niños perciben que algo importante está sucediendo y pueden llegar a pensar que han hecho algo que no está bien”, afirma Barata.

Y llegados a este punto ¿quién tendría que dar la noticia? Barata aboga por que sea “el propio afectado o alguien muy cercano al menor”. La situación, el entorno y la cotidianidad van a cambiar así que es mejor que las personas más cercanas al niñ@ le informen de lo que está sucediendo. Como bien sucede con el entorno, seguramente el comportamiento del menor también se verá afectado y es algo que no se puede obviar, según fuentes de la American Society of Clinical Oncology. “Son niños que tienen que afrontar numerosas situaciones estresantes. En ocasiones pueden reaccionar enfadándose, aislándose, etc. Y hay que estar preparado para ello”, añade Barata.

A pesar de la vorágine que una situación de este tipo genera en la familia, los padres tienen que estar atentos a cómo reaccionan los menores a esta realidad y poderse remitir a profesionales en caso de que fuera necesario.

FUENTES Y RECURSOS DE INTERÉS

Las hemopatías malignas y los niños, Fundación Josep Carreras

Cómo ayudar a los hermanos de un niño con cáncer, American Cancer Society

Cuento “Me van a hacer un trasplante” dirigido a niños de entre 3 y 10 años, Hospital Universitario Niño Jesús de Madrid

Publicaciones para padres de niños con cáncer de AFANION

Webpage updated 04/03/2019 15:57:45