Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

África

Me llamo África, tengo 25 años y quiero contaros mi historia. Todo empezó hace algo más de dos años. Tenía 23 y estaba en edad de vivir la vida, de disfrutarla y de no tener preocupaciones. Pero no fue así. 

Llevaba unos meses con un cansancio muy fuerte, necesitaba descansar mucho y me fatigaba con el mínimo esfuerzo. Dormía fatal y, cuando conseguía hacerlo, me despertaba sudando, tenía heridas que no cicatrizaban y estaba resfriada día sí día no. Pensaba que estaba un poco floja y por eso me pasaba todo esto.... Hasta que un día me noté un bulto en el cuello.  Fui a mi médico y me mandó de urgencias al hospital.

Empezaron unos meses de pruebas, de hospitales y de mucho miedo. Finalmente me diagnosticaron Linfoma de Hodgkin en estadio II. Al principio lloré mucho. Mi primer pensamiento al recibir la noticia fue la muerte. Creo que es algo que nos pasa a casi todos los que recibimos esta noticia. Pero, una vez me desahogué, pensé: "A ver... el cáncer está ahí, solo depende de mí, de cómo yo lo quiera llevar, o me hundo y me lamento o pongo todas mis ganas para llevarlo lo mejor que sepa".

Me dieron 12 quimios bastante fuertes y las llevé mejor de lo que esperaba. Fui haciendo la cuenta atrás en cada sesión y sólo pensaba en que cada vez quedaba menos para dejar de estar enferma. Lo que es el tratamiento lo llevé muy bien de ánimos porque tuve un apoyo enorme de la gente que quiero y eso me daba muchas fuerzas. Sin embargo, los meses después del tratamiento me vino todo el bajón de haberme mantenido fuerte durante tanto tiempo. El mirarme en el espejo y no reconocerme tampoco ayudaba.... 

Esto te hace muy fuerte, valoras mucho más los momentos, a las personas. El cáncer te cambia la vida y, aunque a veces cueste ver el final, se puede vencer.

Hoy puedo decir que afortunadamente ya estoy curada, que me siento más viva que nunca, y que, mi vida, aunque me ha costado, ha vuelto a ser la que era.

¡Ánimo a todos los que estáis en la lucha! Una actitud positiva lo cambia todo...Te lo pone más fácil a ti y sufre menos la gente que te quiere. 

La primera foto es de mi novena quimio, ya que en fotos fui haciendo una cuenta atrás... y la otra es de la actualidad".

Página web actualizada 29/01/2019 09:34:02