Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Chus

Este mensaje es para explicar mi experiencia como donante y transmitir ánimos a todos aquellos que desconozcan el proceso de donar médula y les dé respeto.

Hace un tiempo me llamó Cecília, del Departamento de Donantes de la Fundación Josep Carreras, para decirme que había una persona compatible conmigo. Desde el principio la prioridad fue coordinarnos para hacer las pruebas pues, aunque en todo momento mostré mi predisposición, por motivos de trabajo era difícil cuadrar agendas.

Finalmente conseguí hacerme las pruebas y fueron muy bien. Tuve que ir dos veces y en la segunda ocasión me impresionó ver a pacientes de leucemia. Si eres una persona sensible es posible que al ver lo que hace la enfermedad te entren ganes de llorar, pero hay que ser fuerte, hacer de tripas corazón e ir a por todas.

El día de la donación fui totalmente solo, sin nadie que me acompañase, y la verdad es que no tuve ni el más mínimo problema, no me faltó de nada y estuve muy cómodo.

Es una experiencia que repetiría si fuera posible. Y, aunque toda la donación es anónima y ya hace algo más de un año de la donación, yo seguiré en la lista de donantes el tiempo que haga falta, para asegurar que mi receptor está totalmente curado. Y si recae, por supuesto que ahí estaré por si me necesita.

Página web actualizada 02/07/2018 12:06:13