Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Francisco

Estimados amigos de la Fundación Josep Carreras,

En primer lugar quiero daros las gracias por la oportunidad que me habéis brindado. En el mes de mayo, ingresé en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid para someterme a un trasplante de médula con el que poder superar la leucemia contra la que llevo peleando año y medio.

Me siento afortunado por ello. Disponer de esa oportunidad requería la existencia de un donante anónimo compatible y una institución que hiciese posible la conexión entre el donante y yo. Con ambos  me sentiré en deuda mientras viva y sé que ahora, serán bastante más años. GRACIAS.

Francisco, paciente de leucemia

Esta historia es real:

Recuerdo que corrían principios de los 90. Escuché por la radio un mensaje sobre la Fundación Carreras y la necesidad de hacerse donante. En ese instante desembocaba con mi coche en la Avenida de los Toreros de Madrid y lo más que hice fue grabar, en mi móvil de la época (un Ericsson), el teléfono que facilitaron por la radio.

A mi cabeza vino la batalla que había librado el señor Carreras contra esta enfermedad y me pareció admirable la labor que, según la información radiofónica, estaban realizando desde su Fundación.

Pero todo quedó en eso. La vorágine del día a día y los mil asuntos que abarrotaban mi vida, ahogaron una voluntad volátil. Tan sólo, en los años que cambiaba de móvil y por tanto, tenía que pasar toda la agenda, volvían a aparecer frente a mí las sensaciones de aquella información sobre la Fundación Carreras.

El 9 de noviembre de 2010, tras un ingreso en las urgencias de un hospital madrileño y la derivación al Hospital Madrid Sanchinarro, me diagnosticaron una leucemia mielomonocítica. A las pocas semanas ya me plantearon que la única solución pasaba por un trasplante aunque, afortunadamente, la fase de la enfermedad nos permitiría trabajar con tratamientos quimioterápicos específicos mientras se resolvía el tema de la donación.

Desde entonces, han habido momentos de todo tipo y he tenido la oportunidad de conocer las historias de otros compañeros de viaje, con diversas enfermedades hematológicas malignas, que han corrido suerte dispar. En algunos casos, siquiera el trasplante se planteó como posible y dieron un ejemplo de entereza. En otros, un autotransplante ha sido la rúbrica de su lucha. Por último, conozco a personas que aguantan con una valentía inaudita, mientras esperan que aparezca algo nuevo que les dé una oportunidad.

Así son las cosas, solamente puedo hablar desde el optimismo emocional más profundo, sin dejar de ser consecuente con los riesgos de la enfermedad y del propio trasplante. Una vez escuché en una de esas convenciones para empresarios que: "cuando el camino se pone duro, sólo los duros permanecen en el camino", pero a pesar de ese esfuerzo personal que cada uno de los pacientes tenemos que asumir, TÚ puedes hacer que esa esperanza se haga realidad con muy poco.

Muchos de nosotros somos capaces de comprometernos con distintas causas persiguiendo fines loables diversos y que nos suponen una dedicación o colaboración económica importante, pero no somos conscientes de lo sencillo que puede resultar salvar una vida con algo que todos tenemos, independiente de nuestra condición o posición. Un poquito de tu sangre.

Mi indecisión pasada me impide ahora hacerlo, pero la vida me ha brindado la oportunidad de ver que gracias a que alguien superó esa pasividad inicial, incluso su posible miedo al como sería, YO TENGO UNA POSIBILIDAD PARA SEGUIR VIVIENDO.....y en mi caso queda atrás la pregunta: ¿y si no lo hubiese hecho?.  Ahora  TÚ puedes hacerlo realidad para otra persona....., u otra persona para alguien cercano a ti. DONA VIDA.

Un fuerte abrazo solidario".

Francisco Palacios

Paciente de leucemia y socio de la Fundación

Si quieres informarte sobre qué es la donación de médula ósea para ayudar a muchos pacientes de leucemia a tener una oportunidad de curación, haz clic AQUÍ. Recuerda que la donación de médula ósea es altruista, anónima y universal. Si te inscribes como donante de médula ósea, has de estar dispuesto a hacer efectiva la donación para cualquier persona del mundo que lo necesite. Si quieres más información, escríbenos a donants@fcarreras.es o llámanos al teléfono gratuito 900 32 33 34.

También puedes hacerte socio de la Fundación Josep Carreras. Con muy poco, nos ayudarás a continuar investigando.

 

Página web actualizada 09/07/2019 16:37:24