Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Mariano

Paciente Mariano now

Mariano, actualmente

Después lo supe. Hablando con otras personas que habían tenido leucemia todos contaban algo parecido, a mí no se me curaba un flemón, a mí no se me curaba esto, a mí lo otro. En mi caso: una pretendida lumbalgia provocada al cambiar una rueda de mi coche. Ni me podía dar la vuelta en la cama sin ayuda, tuve que darme de baja laboral por este motivo y después de un mes seguía igual. Primavera de 2005.

Tuve que pasar una inspección en la mutua de trabajo porque una lumbalgia no dura tanto. El traumatólogo que me trataba me prescribía anti-inflamatorios y con ellos el dolor se iba. A pesar del cansancio que sentía, me puse a trabajar de nuevo con más voluntad que salud. ¿Qué me pasaba? Había superado hacía poco las pruebas del reconocimiento médico anuales y estaba una vez más "apto", pruebas que incluían hemogramas.

Mi semblante empezó a adquirir mal aspecto y acudí al médico, más por lo que me decían los compañeros de trabajo que por mí mismo, que no me daba cuenta. Cuando me vio la doctora lo primero que me preguntó fue si iba por mi color de cara. Me hicieron varias pruebas, entre las que se incluía una analítica de sangre, por la mañana. Por la tarde, cuando tuvieron los resultados, me llamaron. El hemograma estaba absolutamente descompensado. Ahí me anunciaron que tenía algún tipo de cáncer, sin especificar, y que me fuera urgentemente al hospital. Era octubre de 2005 y yo tenía 48 años de edad.

Ese día sentí que el mundo se caía encima. Me preocupaba más mi familia que yo mismo ya que daba por hecho que tendría que pasar un proceso más o menos penoso hasta fallecer y los dejaría solos. Hice el viaje de regreso a mi domicilio (una hora de coche) con lágrimas en los ojos. Me fui a mi casa en lugar del hospital. ¡Qué más daba un día más que menos! Tenía que hablar con mi esposa y prepararnos: al día siguiente empezaría todo el proceso.

Ingresé en el Hospital Infanta Cristina de Badajoz, allí le pusieron nombre y apellidos a la enfermedad: Leucemia Mieloide Aguda M4 hipereosinófila de la FAB con cariotipo de mal pronóstico.

El mal pronóstico creo que sabemos lo que significa. Después me enteré que el equipo médico había hablado con mi familia en privado para comunicarles que lo más probable era que yo falleciese. Lo cuento ahora, 5 años después, y curado de mi enfermedad. También supe después que el reconocimiento médico anual de la empresa no había hecho la analítica porque se coaguló el tubo de sangre y la dieron por buena.

En Badajoz me prepararon, tres quimios, y el trasplante se realizó el 23 de mayo de 2006 en el hospital Puerta de Hierro de Madrid, el antiguo, el que estaba en San Martín de Porres. Fue un trasplante con células madre de cordón umbilical de una donante procedente del Reino Unido, una niña, desconozco qué resortes pondría en movimiento el equipo de hematología del Puerta de Hierro para encontrar el donante. El camino ha sido duro, pero se hace. La ciencia me ha curado a pesar de los pronósticos. No todo está escrito, amigo, no hay que perder la fe.

Paciente Mariano blood

Bolsa que contiene las células madre del cordón umbilical que trasplantaron a Mariano

Como todos nosotros, en condiciones normales hacemos nuestra vida sin pararnos a pensar en otros temas que sabemos que existen, que están ahí, pero que pasamos por ellos un tanto ajenos, y me refiero a las donaciones y a la cantidad de personas desconocidas que están detrás, generosas y desinteresadas sin las cuales yo mismo ahora no estaría escribiendo esto. Gracias a los donantes y a mis queridos médicos y enfermeros porque de todos ellos sólo he recibido cariño y apoyo, y gracias a AFAL por sus pisos de acogida.

Ahora vivo mejor que antes, valoro hasta las cosas más insignificantes. Gracias a todos.

Mariano Crucera Ramos
Badajoz

* La Fundación Josep Carreras contra la Leucemia, a través de su programa REDMO (Registro de Donantes de Médula Ósea) es la entidad que lleva a cabo las búsquedas de donante no emparentado (médula ósea y/o sangre de cordón umbilical) compatibles para pacientes españoles y extranjeros vía la petición de un centro hospitalario acreditado en nuestro país o de un registro homólogo internacional.

En nombre de Mariano, hazte socio de la curación de la leucemia y las demás hemopatías malignas AQUÍ, nos ayudarás a continuar investigando para que, algún día, estas enfermedades sean 100% curables. Con muy poco puedes hacer mucho. ¡Gracias!

Infórmate sobre la donación de médula ósea, AQUÍ

Página web actualizada 22/05/2019 08:35:50