Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Marta

Mi nombre es Marta, tengo 19 años y el 8 de julio de 2005 me diagnosticaron leucemia mieloide aguda. Por aquella época yo tenía 12 años. Todo empezó porque desde 2004 me salían muchos hematomas sin motivo aparente. Yo acudía junto a mi madre a mi centro de salud en Fuenlabrada, pero mi doctor le restaba importancia. Así fue todo hasta que en junio de ese mismo 2005 tuve una neumonía, cosa muy extraña ya que no tenía ni resfriado ni nada que pudiera derivar en eso. Tras una semana en mi  casa vimos que los hematomas iban a peor, hasta tal punto que por fin conseguimos que me realizaran una analítica.

El mismo día de la analítica llamaron a mi hermana, tenía que presentarme urgentemente en el hospital Severo Ochoa para repetirla porque estaba muy alterada. Desde aquel hospital fui derivada a la oncología pediátrica del hospital 12 de Octubre en Madrid.

Al principio lo pasé mal, estaba enfadada con todo, quería irme a mi casa y no entendía por qué tenía que estar encerrada allí. Pero un día cambié el chip, algo dentro de mi cabeza hizo click y comprendí (a pesar de mi corta edad) que debía afrontar las cosas de manera positiva no solo por mí, sino por mi familia que estaba siempre a mi lado y sufrían conmigo.

Comenzó la quimioterapia y por suerte todo fue bien. Conocí a muchas personas, muchas historias con las que podía identificarme ya que aquellas personas padecían igual que yo una enfermedad de este calibre. Más que amigos allí hice hermanos, compartí mi vida, en circunstancias muy especiales, con todos ellos y así pude vencer la leucemia poco a poco. Al final del túnel siempre está esa luz y, hoy en día, se puede salir de ésta; cáncer no es sinónimo de muerte, sino de lucha y superación.

Marta pacient LMA 3

Aún después de 7 años continúo con mis revisiones hematológicas y ahora me dedico a ver las cosas desde el otro lado de la cama ya que desde aquello que me ocurrió decidí estudiar enfermería. Me gustaría agradecer a mi familia y a mis amigos que han estado siempre conmigo y también a todo el equipo de médicos y enfermería del hospital 12 de octubre por todos los cuidados que me han dado y me dan... También a las personas, tanto conocidas como anónimas, que donaron sangre en algún momento y quiero decir que es muy importante la colaboración de la gente en la donación, tanto de sangre como de médula ósea y órganos. He visto como muchísima gente se ha curado gracias a la ayuda de alguien anónimo.

Muchos besos y mucho ánimo para todas las personas que sufren algún problema de este tipo y para sus familias.

Marta

 

Página web actualizada 15/03/2019 10:38:10