Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Raúl

Foto Raúl donante de médula ósea

Fue emocionante, la verdad es que no todos los días puedes colaborar en la recuperación de una persona”. Así recuerda Raúl, un madrileño de 39 años el momento en que recibió la esperada llamada de nuestra Fundación que le anunciaba que era compatible con un paciente y que éste necesitaba su médula ósea.

Raúl y sus dos hermanos, Javier y Rafael, se inscribieron como donantes de médula ósea cuando al hijo de unos amigos le diagnosticaron leucemia. En 2010, desde REDMO llamamos a su hermano Javier para que donase su médula ósea. Un año después, en enero de 2011, fue Raúl quién hizo efectiva la donación. “En mi familia hacemos broma con mi hermano mayor, Rafael, sobre que el año que viene le tocará a él”, comenta divertido Raúl.

Preguntamos a Raúl cómo se sintió el día de la donación. Lo tiene claro: “mis sentimientos estaban a flor de piel, estaba muy emocionado, alegre y rezando para que todo le fuera de maravilla al receptor, me acordé mucho de su familia, sobre todo porque en la unidad en la que estaba hospitalizado también había enfermos en una situación similar y sus familias, al preocuparse por mi y enterarse que yo no estaba allí por enfermedad sino por la donación me dijeron cosas muy bonitas que casi me hacen llorar”.

¡Gracias Raúl (¡y Javi!) por ser ‘solidario hasta la médula’!

Página web actualizada 15/03/2019 10:38:10